kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
09 Dic 2014

El impuesto de Castro

Escrito por  Pedro González Munné
Valora este artículo
(1 Voto)
Anualmente cada floridano le paga más de $1,000 al Gobierno de Cuba

Cada residente de La Florida le paga un impuesto anual al régimen militar cubano de la dinastía Castro. Los números superan más de $1,032 USD por cada uno de nosotros. Eso no cuenta la pérdida de nuestros impuestos sacados de los bien ganados dólares que nos cobra el gobierno federal, invertido en las estaciones de Radio y TV Martí o los brillantes proyectos de USAID, como el que aterrizó al “consultor” judío Alan Gross en una cárcel de la isla, siendo lo que su esposa califica como un "peón de una fallida política entre los dos gobiernos" (como se cita en Mak, 2012). 

No voy a meterme con la tasa de corrupción que todos pagamos, como demuestra un estudio reciente otorgándonos a los floridanos el premio no tan esplendoroso de uno de los estados "más corruptos de la nación" con alrededor del robo de $20 mil billones al año hacia los bolsillos de los políticos y sus amigos (Liu, 2014:1, 348, 355), lo que significa $1,308 per cápita que perdemos cada uno de nosotros, blancos, negros, marrones o... cualquier configuración de piel que crezca en este hermoso pantano.

Vamos a concentrarnos en una de las más florecientes industrias de la Florida, la cual drena más dinero hacia el sur que los canales construidos para el desagüe del pantano de Okeechobee a la bahía de Biscayne: la industria de los viajes a Cuba.

Este negocio semi-legal – en su mayoría en efectivo - en teoría funciona bajo tres licencias federales bajo el Embargo: proveedores de alquiler de aviones, servicios de viajes y envíos de remesas (OFAC, 2014), controlados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro federal. ¿He dicho control? Perdón, me equivoqué.

Sólo unas pocas docenas de oficinas y empresas que pululan en Hialeah, la Pequeña Habana y otros enclaves de emigrados cubanos tienen esas licencias. El resto en su mayoría son propiedad de unas pocos cientos de hijos y parientes de cubanos, líderes de alto nivel de la isla, los cuales residen ahora legalmente en La Florida (Aquique-Luna, 2014) gracias a la Ley de Ajuste Cubano, en lo cual muchos consideran una vía para los pagos y los ingresos de la corrupción en Cuba, con casos obvios de cubanos "desertores" transformados en millonarios en su corto tiempo residiendo en los Estados Unidos (Tamayo, 2013). 

Todo el mundo sabe que la economía va mal, así como en consecuencia las remesas de los inmigrantes a sus países de origen, pero con Cuba es diferente, especialmente si creemos, el estudio realizado por el Havana Consulting Group, con sede en Miami, con figuras llegando a niveles de $ 2,770 mil millones de USD en 2013, 6,57% de incremento en comparación con el año anterior (Morales2013).  

Se puede decir que todas estas cifras podrían tener un alto por ciento de estimados, pero el Departamento de estado federal “estimó” el año pasado las remesas a la isla entre $1,4 y $2 mil millones (BWHA, 2013), cifras muy difíciles de controlar, ya que la "hawala" -alternativa asiática remesas ilegales a través de cadenas familiares- (Jost, 2000)-, en el caso de Cuba trabaja con el término de los “macetas” -nuevos empresarios enriquecidos cubanos-, los cuales reciben dinero en efectivo en Miami y distribuyen casi de inmediato en la isla con sus propias redes ilegales de pesos cubanos, o el convertible CUC.

¿Quieren unas cifras más?  Un ejemplo es el Consulado de la Sección de Intereses Cubanos en Washington D.C., la cual procesa la documentación relacionada con la comunidad cubana. Aunque no existen reportes oficiales del Gobierno de la isla de las cantidades de dinero cobradas por estas "formalidades", sólo en pasaportes para los 350,000 viajeros cubanos a la isla en 2013 (Fuentes, 2014), a un costo de $755 USD cada pasaporte, válido por seis años, representa $264,250,000 USD.

Un ingreso adicional para el Gobierno cubano procede de los honorarios por concepto del aterrizaje de los nueve vuelos diarios desde Miami, Fort Lauderdale y Tampa a seis aeropuertos en la isla: $66,150,000 y el seguro médico obligatorio para cada pasajero –otros $17,150,000-, cada año (Fuentes, 2014).

Así que, ¿puedes ver que nuestros políticos corruptos de origen cubano y los exiliados de línea dura vociferando acerca de mantener el Embargo no se ven tan mal ahora? Alguien está celebrando bebiendo mojitos y fumando cigarros –verdaderos Habanos- 90 millas al sur de Key West... a nuestro costo.

You have no rights to post comments