kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
02 Dic 2014

Solidaridad con Ucrania Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)
La actual lucha, no es únicamente la lucha por una serie de derechos pluriétnicos y plurilingüísticos por parte de la población ucraniana. Es la lucha contra la intolerancia, contra el fascismo, la xenofobia y el racismo y contra el peligro de una guerra étnica y por los derechos sociales.

El pasado jueves 20 de Noviembre tuvo lugar un acto de solidaridad y apoyo a la lucha de resistencia que plantean importantes sectores de la población en Ucrania. Luchan en regiones del páis mayoritariamente de habla rusa, y algunas de mayoría ucraniana, contra los planes por parte del nuevo régimen-gobierno títere del imperialismo estadounidense, alemán y de la U.E. Dichos planes pretenden apoderarse y consolidar su control sobre los importantes recursos industriales del Este del país. Para ello, han promovido la caída del anterior gobierno conservador de Yanukovich, afín a Rusia. Es un gobierno burgués pero reacio al desmantelamiento o privatización en bloque de los importantes sectores de la industria Ucraniana que continúan perteneciendo al Estado. En contraposición, han promovido la entronización de un gobierno ultraliberal, de corte nacionalista ucraniano, que, bajo una fraseología formal de aumentar su independencia frente a Rusia y "sumarse a la senda de la democracia y el progreso" pretende meter a Ucrania en la Unión Europea, implantando un agresivo programa de reformas neoliberales que incluyan la privatización del importante tejido industrial público ucraniano y lo que aún queda de los servicios públicos; paquete de medidas muy del gusto de los principales organismos neoliberales como el FMI, el Banco Mundial y Central Europeo, la OMC, EEUU y la UE; todo ello en alianza con la extrema derecha, con representación en el Parlamento Ucraniano, de la que han introducido a algunos miembros y ministros en su gabinete de gobierno.

Como pantalla de humo, este gobierno utiliza medidas para marginalizar a los rusohablantes, un importante sector de la población de este país, mayoritaria en regiones del Este y sur, además de en Crimea (en este último lugar junto con los tártaros, que les siguen en porcentaje de población). Medidas tales como la proscripción o limitación del uso del ruso como lengua pública (lengua, sin embargo, con un enorme parecido léxico-gramatical con el ucraniano, y tradicionalmente hablada, desde hace siglos, como una variedad lingüística más de pleno derecho en el país) o la promoción de progromos contra rusohablantes y comunistas, utilizando para ello políticamente y dejando hacer a las milicias de choque de grupos neonazis ultranacionalistas, tratan de enrarecer el ambiente político.

En el pasado, desde la caída de la URSS y del Bloque del Este, han sido varios los intentos de sucesivos gobiernos de introducir medidas tendentes a la privatización de la industria pública ucraniana: todas se han encontrado con una respuesta contundente, a través de huelgas generalizadas, por parte de la clase trabajadora del país, recelosa de no perder a toda costa las condiciones laborales ventajosas de que gozaban bajo el régimen soviético. Todas estas han dado al traste a tales intentos de privatización, obligando a los gobiernos a dar marcha atrás en los mismos. El último intento más reciente fue emprendido por el gobierno pro-europeo de Yuschenko, aupado por un movimiento de apoyo financiado por plataformas y organismos afines a los servicios de inteligencia imperialistas "occidentales". Pero, tras poco más de 2 años de gobierno de Yuschenko, este caía, una vez más, a causa de un movimiento, esta vez sí real, y silenciado por los medios de prensa, de protestas populares, dando lugar a un gobierno otra vez pro-ruso.

Ahora, los medios imperialistas vuelven a la carga: para conseguir la caída del anterior gobierno afín a Rusia de Yanukovich, han decidido ir más allá: apoyándose en sectores golpistas reaccionarios del ejército, así como en sectores de las capas medias llamadas bajo falsos eslóganes a la causa pro-europea, vendida como "democrática", y hasta en organizaciones neofascistas y anticomunistas ultranacionalistas ucranianas anti-rusas. Todas ellas comparten un denominador en común: su exacerbado nacionalismo ucranianohablante. Identifican la construcción nacional de Ucrania con la construcción de un Estado-nación étnico-lingüístico uniforme. De ahí la creciente presión y episodios de fobia, hasta con progromos, todos ellos permitidos cuando no promovidos por el entrante gobierno, hacia la población rusohablante.

Esto ha dado lugar a un movimiento de revuelta social y popular en las regiones mayoritariamente rusófonas, sobre todo en el Este y sur del país. Seguido, con posterioridad, por manifestaciones de apoyo en áreas de mayoría ucranianohablante.

Esto ha dado lugar al quiebre institucional, con la conformación y levantamiento en armas de milicias "pro-rusas" que, tras tomar y disolver las distintas instituciones y edificios gubernamentales tomados por cargos favorables al nuevo gobierno, han proclamado la fundación unilateral de Repúblicas Populares, tales como la República Popular de Donetsk, la de Jarkov y la de Lugansk (conocidas como "Nuevarrusia"). Así, tras intentar infructuosamente presionar al gobierno de Kiev para que dé marcha atrás en sus políticas rusófobas y ultra-neoliberales y acepte implantar un modelo federal donde las distintas repúblicas regionales sean reconocidas como repúblicas autónomas con plenos derechos lingüísticos, éstas se han avocado a la realización de un referéndum, con resultado favorable a la independencia, y a la declaración unilateral de independencia, como medida más efectiva para resistir al peligro de una represión en cadena y sucesivos progromos contra la población mayoritariamente rusohablante, que resiste al gobierno ultrarreaccionario de Kiev.

Así, la actual lucha, no es únicamente la lucha por una serie de derechos pluriétnicos y plurilingüísticos por parte de la población ucraniana. Es la lucha contra la intolerancia, contra el fascismo, la xenofobia y el racismo y contra el peligro de una guerra étnica con un desenlace trágico como el que pudo tener Yugoslavia (una de las repúblicas más democráticas, libres y plurales de los antiguos países del este), pero sobre todo, es una lucha contra la represión y el terror por parte del Estado contra un pueblo obrero que resiste e insiste en reivindicar sus derechos, plurilingüísticos y étnicos, pero también sociales: contra un paquete neoliberal de recortes y medidas privatizadoras de lo público que, caso de aplicarse, contribuirá a avanzar, una vez más, en la pérdida de derechos para la población trabajadora a nivel europeo y del mundo y, en particular, para las masas trabajadoras ucranianas. Unas medidas que si avanzan, no harán sino reforzar las actuales políticas de recortes que padece la clase trabajadora en España.

Por eso, en rechazo del fascismo, nos manifestamos, en apoyo a las causas progresistas y democráticas, y en apoyo a la resistencia de un pueblo como el de Ucrania contra las políticas antisociales promovidas por sus verdugos: las clases oligárquicas (conocidas popularmente como “casta”) que atentan contra la dignidad y los derechos básicos más elementales del pueblo, tanto en Ucrania como en el mundo. 

( Fuente: http://iucastilleja.com/?p=1224 | http://iucastilleja.com/ )

Modificado por última vez en Martes, 02 Diciembre 2014 03:02

You have no rights to post comments