kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
01 Dic 2014

La historia de la filosofía marcha atrás

Escrito por 
Valora este artículo
(10 votos)
Una singular aproximación a la historia de la filosofía...desde hoy hasta el pasado.

Si Karl Marx habló de invertir a Hegel poniéndole sobre los pies, Juan Arnau, en su << Manual de filosofía portátil >> ( Atalanta, 2014) propone seguir el camino inverso del Espíritu hegeliano, que se desplegaba en la naturaleza y en la historia hasta alcanzar el Espíritu Absoluto, subrayando el repliegue; es decir, yendo de la actualidad al pasado en sentido inverso al de la historia.  Mirada al pasado con la mirada de quien ha acumulado el saber de los tiempos pasados, pues imposible resulta- a no ser que uno se limite a repetir el panteón- ponerse en la mente ”inocente” de quien encaraba la problemática , y sus conceptualizaciones, en su momento, con el saber acumulado únicamente hasta dicha época. 

El camino propuesto es << portátil >>, para caminantes y gentes ajenas a la formación filosófica, y huye de la exhaustividad, limitándose a centrar su mirada en varios pensadores esenciales, salpicando migajas, y fijando el eje de la exposición en las respuestas que unos dan a otros en  ese diálogo continuado que es la filosofía, de la que alguien comentó que, era Platón   más  notas a pie de página, tal era  la historia de la filosofía para Witehead; el autor de << La República >> edificó su filosofía en combate permanente con los sofistas como señalase con tino Alain Badiou . Desde Claude Lévi-Strauss que huye de las aulas filosóficas de la Sorbona para penetrar en tierras brasileñas para sumergirse en el << pensamiento salvaje >> , o desde Wittgenstein que escribe una de las obras más potentes, e influyentes, del pensamiento filosófico del pasado siglo, dando lugar a dos corrientes filosóficas( el positivismo lógico y la filosofía del lenguaje ordinario o filosofía analítica), somos  conducidos, por un avezado guía, por diferentes autores como Nietzsche, Hegel, Kierkegaard, Novalis, Kant, Hume, Berkeley, Spinoza,Leibniz, Montaigne, Tomás de Aquino, Agustín de Hipona, Plotino, Aristóteles, Platón,  Empédocles y Parménides, para finalizar con Heráclito, << el oscuro >>.

Arnau se detiene en ciertos hechos que pueden antojarse anecdóticos pero que van a tener esencial importancia- a modo de iluminaciones- en la vida de quienes las vivieron marcando el futuro de su pensamiento y su visión del mundo. No es el menor de los méritos del libro el ampliar grandemente la red de pensadores visitados en sus relaciones con los nombrados, haciendo que la conversación entre ellos vaya haciendo que penetremos en los diferentes momentos históricos, y vayamos entrando en los problemas esenciales que preocupaban en la mentalidad de los tiempos enfocados. Para ver la red de la que hablo puede bastar con ver las treinta páginas que ocupa el índice analítico y onomástico. 

Juan Arnau tiene una concepción de la filosofía que la hace salir de los cerrados ámbitos académicos, con su jerga superespecializada e imposible, entregándola al común de los mortales que pueden sacar indudables beneficios de la reflexión filosófica para la vida propia. Esta comprensión que une el amor a la sabiduría ( sentido etimológico del término “filosofía”) con el amor a la vida buena o la búsqueda de la felicidad, que supone a la vez la donación de sentido a la vida, asoma en este filósofo que no se ciñe a la filosofía propia de Occidente sino también a las escuelas de sabiduría oriental; hace algún tiempo di cuenta de un bello libro sobre, el pulidor de lentes , con el significativo título de << El cristal Spinoza>> ( Pre-Textos, 2012), en la presente ocasión el autor amplía su mirada a varios autores y a sus épocas entregándonos unas lúcidas lecciones de  filosofía que hacen bueno aquel conocido lema de <<enseñar deleitando >>, y lo hace recurriendo a alguna de las constantes de ciertas corrientes filosóficas: así a la  ironía cínica( la propia de los seguidores del sabio de Sínope), con astucia y con jovialidad, y hasta me atrevería a añadir que con cierto sentido del pudor del que hiciesen elogio Alessandro Dal Lago y Pier Aldo Rovatti, a lo que se ha de sumar un hilo mítico-místico subyacente..

Se nos ofrece una travesía filosófica por la historia de la filosofía, en tenso movimiento , que la hace menos árida y más atractiva que las clásicas historias de pensamientos disecados como, con todos los respetos, las académicas de Copleston, Abbagnano, Châtelet, Belaval, Hirschberger o Bréhier, por ejemplo.

 

 

 

 

You have no rights to post comments