Imprimir esta página
17 Dic 2014

(VÍDEOS) La policía ya amenaza a la prensa con la Ley Mordaza (que aún no está aprobada) al ver que se grabaron detenciones

Escrito por  Kaos. Represión
Valora este artículo
(7 votos)
A la represión cotidiana que vivimos las y los periodistas en las coberturas de manifestaciones o protestas, se suman las amenazas que profieren las fuerzas policiales cada vez que se graban detenciones o situaciones represivas. Ha sucedido hoy en las marchas de apoyo a las personas detenidas por el montaje de la "Operación Pandora" pero también sucedió el pasado 7 de diciembre durante una Asamblea en la Plaza Oporto.

En el `primer vídeo: "Este es el speech de un UIP después de grabar las detenciones de dos jóvenes después de una manifestación". Ver vídeo y tuit al pie.

 

2º Vídeo de la Asamblea Popular de Carabanchel: "Si grabas a un poli te filian y lo llevan al juez a que decida..."

 

Ningún ser humano es ilegal, incidente en la pasada APC
Asamblea Popular de Carabanchel 15M

Se acercan las navidades. Y nos guste o no, una gran mayoría de la población se ve imbuida por un extraño espíritu que les hace comprar de forma compulsiva, productos innecesarios e inútiles, copias muchas veces de otros de mayor calidad, con un dinero que no tienen para impresionar a gente que, realmente, tampoco les importa. No es ajeno a este espíritu aquellos seres, humanos, que pueblan nuestros barrios a diario, echando a la gente de su casa, identificando a las personas o colectivos por el hecho de reunirse o protegiendo a los empresarios y la propiedad privada de los desposeídos.
No, no hablamos de simples delincuentes. Estamos hablando de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.
Y es que, ellos también tienen derecho a celebrar la Navidad.

O eso al menos es lo que nos pareció percibir el pasado domingo día 7 de diciembre. Estaba la Asamblea Popular de Carabanchel 15M reunida en la plaza de Oporto, como lleva haciendo desde hace 3 años y medio, cuando aproximadamente a eso de la una del mediodía, vimos con estupor como tres individuos vestidos de calle perseguían a un hombre de apariencia centroafricana (este dato será relevante) que portaba una bolsa.
Nos levantamos sobresaltados pensando primeramente que podría tratarse de algún grupo de esos que se dedican a asaltar a personas con aspecto de provenir de zonas remotas para agredirlas. Luego creímos que eran ávidos compradores de mercancía barata, de esa que se hace pasar por marcas selectas, con el fin de no quedarse sin algo que regalar a todos sus seres cercanos y quedar como un señor. No íbamos desencaminados porque finalmente eran tres agente de policía municipal de paisano, que perseguían a esta persona para retenerla, identificarla, detenerla e incautarla.
Como tenemos la certeza que en estas habituales prácticas acaban en ocasiones con detenidos que se caen o se lastiman, mercancía que desaparece, prácticas irregulares, o sencillamente con otro ser humano encerrado en una de esas mazmorras que llaman CIE, la Asamblea por entero decidió acercarse para poder apreciar los pormenores de este espléndido trabajo policial.

Recordemos que la venta ambulante de mercancía falsa es una falta que conlleva una sanción. No lo decimos nosotras, lo dice su ley.
Por eso nos llamó poderosamente la atención que en vez de pasar a identificar, sancionar y decomisar la mercancía al comprobarse que era sospechosa de ser falsa, amenazasen con llevárselo detenido, no le identificasen, se llevasen su mercancía y no acreditasen su retirada. Vamos, que podría parecer que entre los bolsos decomisados y retirados para su posterior destrucción podría haber alguno que pudiese ser un regalo perfecto para estas navidades.
No les gusto mucho a los agentes de la ley que grabásemos su, de momento legal y con jurisprudencia que la avala, encomiable actuación porque procedieron a identificar a uno de los compañeros que lo hacía. Tampoco les debió gustar que les realizásemos algunas preguntas sobre su forma de llevar a cabo su trabajo, ya que no nos respondieron o lo hicieron en términos que podrían sonar vagamente a amenazas. Más bien creo que deberían estar contentos de ser atendidos por una ciudadanía tan formada y tan interesada en su labor.
Por increíble que parezca, mucha gente que paseaba por la zona y que pudo ver su glorioso proceder, porque estamos hablando de auténtica gloria la que merecen estos empleados públicos, les recriminó y cuestionó su actuación, les recordó que ningún ser humano es ilegal, y evidenció que su sutil vestimenta no podía ocultar su auténtica naturaleza de fuerzas del orden.

Acabó así una habitual, desproporcionada, violenta e inhumana actuación policial más, de las que tan orgullosos están sus responsables de realizar como nosotras de aguantar en nuestros barrios y ciudades. NINGÚN SER HUMANO ES ILEGAL.
- See more at: http://asambleadecarabanchel.com/node/250#sthash.KvZUtkek.dpuf

Ningún ser humano es ilegal, incidente en la pasada APC Vie, 12/12/2014 - 18:24 - Carabanchel

Se acercan las navidades. Y nos guste o no, una gran mayoría de la población se ve imbuida por un extraño espíritu que les hace comprar de forma compulsiva, productos innecesarios e inútiles, copias muchas veces de otros de mayor calidad, con un dinero que no tienen para impresionar a gente que, realmente, tampoco les importa. No es ajeno a este espíritu aquellos seres, humanos, que pueblan nuestros barrios a diario, echando a la gente de su casa, identificando a las personas o colectivos por el hecho de reunirse o protegiendo a los empresarios y la propiedad privada de los desposeídos.
No, no hablamos de simples delincuentes. Estamos hablando de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. 
Y es que, ellos también tienen derecho a celebrar la Navidad.

O eso al menos es lo que nos pareció percibir el pasado domingo día 7 de diciembre. Estaba la Asamblea Popular de Carabanchel 15M reunida en la plaza de Oporto, como lleva haciendo desde hace 3 años y medio, cuando aproximadamente a eso de la una del mediodía, vimos con estupor como tres individuos vestidos de calle perseguían a un hombre de apariencia centroafricana (este dato será relevante) que portaba una bolsa. 
Nos levantamos sobresaltados pensando primeramente que podría tratarse de algún grupo de esos que se dedican a asaltar a personas con aspecto de provenir de zonas remotas para agredirlas. Luego creímos que eran ávidos compradores de mercancía barata, de esa que se hace pasar por marcas selectas, con el fin de no quedarse sin algo que regalar a todos sus seres cercanos y quedar como un señor. No íbamos desencaminados porque finalmente eran tres agente de policía municipal de paisano, que perseguían a esta persona para retenerla, identificarla, detenerla e incautarla.
Como tenemos la certeza que en estas habituales prácticas acaban en ocasiones con detenidos que se caen o se lastiman, mercancía que desaparece, prácticas irregulares, o sencillamente con otro ser humano encerrado en una de esas mazmorras que llaman CIE, la Asamblea por entero decidió acercarse para poder apreciar los pormenores de este espléndido trabajo policial.

Recordemos que la venta ambulante de mercancía falsa es una falta que conlleva una sanción. No lo decimos nosotras, lo dice su ley.
Por eso nos llamó poderosamente la atención que en vez de pasar a identificar, sancionar y decomisar la mercancía al comprobarse que era sospechosa de ser falsa, amenazasen con llevárselo detenido, no le identificasen, se llevasen su mercancía y no acreditasen su retirada. Vamos, que podría parecer que entre los bolsos decomisados y retirados para su posterior destrucción podría haber alguno que pudiese ser un regalo perfecto para estas navidades.
No les gusto mucho a los agentes de la ley que grabásemos su, de momento legal y con jurisprudencia que la avala, encomiable actuación porque procedieron a identificar a uno de los compañeros que lo hacía. Tampoco les debió gustar que les realizásemos algunas preguntas sobre su forma de llevar a cabo su trabajo, ya que no nos respondieron o lo hicieron en términos que podrían sonar vagamente a amenazas. Más bien creo que deberían estar contentos de ser atendidos por una ciudadanía tan formada y tan interesada en su labor.
Por increíble que parezca, mucha gente que paseaba por la zona y que pudo ver su glorioso proceder, porque estamos hablando de auténtica gloria la que merecen estos empleados públicos, les recriminó y cuestionó su actuación, les recordó que ningún ser humano es ilegal, y evidenció que su sutil vestimenta no podía ocultar su auténtica naturaleza de fuerzas del orden.

Acabó así una habitual, desproporcionada, violenta e inhumana actuación policial más, de las que tan orgullosos están sus responsables de realizar como nosotras de aguantar en nuestros barrios y ciudades. NINGÚN SER HUMANO ES ILEGAL.

- See more at: http://asambleadecarabanchel.com/node/250#sthash.KvZUtkek.dpuf

Medios

Modificado por última vez en Miércoles, 17 Diciembre 2014 13:31

You have no rights to post comments