kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
06 Mar 2012

«La reforma hará que los empresarios se animen más a despedir y a bajar salarios» Destacado

Escrito por  M.J.F.
Valora este artículo
(0 votos)
El magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Rafael López Parada, despejó ayer algunas de las dudas que suscita la reforma laboral en una jornada informativa celebrada en La Alhóndiga (Zamora).

Prensa

-¿Cuál cree que será el efecto de la reforma laboral sobre la actividad rutinaria de los juzgados de lo social?

-Los juzgados de lo social van a recibir un mayor número de litigios en los próximos meses en buena parte por la nueva reforma laboral porque toda norma que cambia la legislación al principio suscita dudas interpretativas. Además la reforma laboral va a hacer que muchos empresarios se animen a realizar reducciones de salario o despidos que van a dar lugar a litigios. También hay que tener en cuenta que el pasado mes de noviembre se publicó una ley nueva de jurisdicción social que amplía las competencias de los juzgados de lo social, que adquieren nuevas competencias que antes correspondían al Contencioso Administrativo. Por tanto es de esperar que se produzca un incremento de trabajo en los juzgados de lo social.

-¿Cree que la reforma va a dar lugar a un aumento de los despidos de trabajadores?

-Obviamente creo que sí se va a producir un aumento de la cifra de despidos porque si es una opción más fácil y más barata es una cuestión de oferta y demanda. Creo que los empresarios se animarán más a despedir. Por eso considero que la filosofía que tienen los autores de la reforma, de que va a servir para crear empleo, se puede poner en duda porque facilitar el despido no tiene por qué significar que los empresarios se animen más a contratar. Que esto funcione o no es dudoso. Yo pienso que normalmente los empresarios contratan cuando hay dinero y hay posibilidad de rentabilizar el salario que pagan al trabajador para obtener beneficios, no porque puedan despedirlo después. Lo que ocurre es que en caso de duda la facilidad de despido les puede animar a embarcarse en un contrato de trabajo.

- Los sindicatos afirman que el despido improcedente va a ser una excepción y el que va a imperar es el procedente, ¿está de acuerdo?

-Eso está por ver. Las causas del despido disciplinario no se tocan con la nueva reforma laboral. El único problema es que sí se tocan las del despido económico y hay que ver como se interpretan las nuevas condiciones. Evidentemente con la regulación hay más facilidades para que los despidos que antes eran improcedentes sean procedentes, pero que los empresarios se animen a ir por esa vía es otra cuestión. Habrá mas casos, pero dudo que la mayor parte de los despidos que se produzcan a partir de ahora sean procedentes.

-Otra de las novedades es la supresión de los salarios de tramitación en caso de que no se readmita al trabajador, ¿cree que esa medida también puede incentivar los despidos? 

-Los salarios de tramitación suponen un coste, pero hasta ahora el empresario sólo asumía el pago de los primeros 60 días. También depende del tipo de trabajador porque si se trata de un empleado con poca antigüedad, la cantidad a pagar en concepto de salarios de tramitación es significativa respecto a la indemnización, pero si es un trabajador que lleva mucho tiempo en la empresa le va a corresponder mucha indemnización, con lo que dos meses de salario no son tantos. En realidad, quien si se ahorra dinero con esta medida es el Estado porque se hacía cargo de los salarios de tramitación que excedía de los dos meses. Lo que ocurre es que las prisas que antes podía tener el Estado desaparecen porque antes si el proceso retrasaba mucho al resolver los despidos le tocaba pagar los salarios de tramitación. La supresión de los salarios de tramitación, una medida que se presenta para favorecer el despido empresarial, en realidad fomenta el desinterés del Estado por potenciar los órganos jurisdiccionales sociales.

-Al final, ¿el trabajador es el que más pierde con las medidas incorporadas?

-El que más pierde es el trabajador pero a favor del Estado, que es el que gana porque reduce su aportación, aunque hay que hacer números para ver que parte de los salarios de tramitación va a seguir abonando el Estado y que recorte de presupuesto público va a suponer.

-¿Qué posición ocupa España con la entrada en vigor de la nueva regulación laboral? 

-Las regulaciones laborales son muy diferentes en otros países. Para valorar si el despido es más barato o no en otros países hay que conjugarlo con la protección de desempleo. Hace 20 años, antes de la reforma laboral del 94, el gobierno lanzó un globo sonda y dijo que iba a descontar de la prestación por desempleo de las indemnizaciones por despido porque realmente protegen lo mismo. Se puede reducir las indemnizaciones por despido si la protección por desempleo es alta. Por eso al compararnos con otros países hay que tener en cuenta los dos factores y ver como se paga la protección. Si la financian los empresarios lo que se ahorran despidiendo lo están pagando todos en forma de desempleo.

-¿Los juzgados de lo social acumulan el mismo retraso que el resto de órganos judiciales?

-El retraso depende de las provincias, algunas tienen retrasos muy significativas, como es el caso de Valladolid, donde la demora se puede alargar hasta año y medio. Otras provincias están mejor, como Salamanca. En Zamora depende del juzgado. El problema es la ampliación de competencias de la jurisdicción social y el nivel de litigios que va a suponer la nueva reforma laboral porque creo que va a a incrementar sustancialmente el número de litigios. A su vez se van a producir carencias importantes en la fase de primera instancia para atender las demandas que va a haber, por lo que se originarán nuevos retrasos.

Modificado por última vez en Viernes, 16 Marzo 2012 00:00

You have no rights to post comments