kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
08 Ene 2015

Michel Houellebecq o la provocación en prosa Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(7 votos)
Comme d´habitude el escritor francés levanta amplia polvareda con su última novela, y las declaraciones que la acompañan.

No es la primera vez que el anuncio, y publicación, de alguna obra de Michel Houellebecq levanta una tormenta mediática; es más, podría decirse que a estas alturas es la marca de la casa. .Provocación se llama la figura , lo que hace que se pueda afirmar, una y otra vez que, con él llegó el escándalo. Si en otros tiempos, en estos menos, se hablaba de literatura comprometida, ahora el autor de << Partículas elementales >> reivindica la irresponsabilidad del escritor, de soi-même, ya que él no es un pensador, ni un sociólogo, ni un filoso, sino un escritor lo cual por los visto viene a suponer que puede decir lo que le dé la puta gana. Las afirmaciones del escritor, siempre abundantes cuando se aproxima la publicación de alguno de sus libros, conducen al eterno problema del bovarysmo y de los derechos de la ficción, revindicando la absoluta autonomía o independencia de esta esfera con respecto a los asuntos de la ciudad, como si nada tuviese que ver con la política, con las leyes ni con…nada de nada. 

 

 Autor y  obra

Si Flaubert afirmaba << Madame Bovary c´est moi >>, con lo que se responsabilizaba de los actos y palabras de su creación como si hablase en primera persona, no se ha de dar, obviamente, esta correlación entre todos los escritores y sus creadores.; es por este resquicio por donde suele aparecer la defensa de mantener cualquier idea, o acto, aberrante, atribuyéndolos al protagonista de la historia narrada como quien dice es él el que dice eso, yo no…Por esa senda se puede llegar a poner en boca de los personajes de ficción todo tipo de barbaridades racistas, sexistas, violentas, fascistas sin que nada las impida o las sancione, a pesar de que la ley explícitamente prohíba tales apologías, etc., etc., etc.   

La cosa se complica cuando  tal abismo que supuestamente separa al creador de las palabras de sus personajes creados-como si éstos hubiesen tomado una absoluta autonomía cual golemes milagrosos es  franqueado con creces en las entrevistas y otras pariciones públicas del autor que viene a defender sin ambages las mismas  impresentables posturas de sus descarados personajes. En el caso que nos ocupa lo que digo ha sucedido una y otra vez, convirtiéndose en hábito que no sería caer en exageración alguna que Houellebecq. pudiese decir, a no ser que use a sus personajes como escudos con los que defenderse, que << X c´est moi>>. Un par de casos me vienen a la mente que confirman lo que comento: hablando de << Partículas elementales >> ha solido subrayar a su madre y algunos colegas suyos como los personajes del libro, y sus campings nudistas, herederos de la libertad sexual del 68; así el despelleje que en la novela toma cuerpo-incluyendo con toques crueles a algunos pensadores de la época- deja a las claras que  las páginas no caen del cielo sino que son, clara y distintamente, las opiniones del propio autor, rebotado. Cuando apareció << Plataforma>>, y las declaraciones promocionales, el tema del turismo sexual levantó ampollas; en  << La posibilidad de una isla>>, alguna alusión insultante contra la religión musulmana fue completada con algunas declaraciones de Houellebecq. que no dejaban lugar a dudas: era él el que insultaba por boca de ganso, que diga de personaje de novela. La ficción era igualmente desbordada en la novela en que se explayaba en la secta de los raelianos, cuando se complació en posar, una y otra vez, en cercanas y amistosas compañías del líder de ese engendro sectario y sus despampanantes groupies que siempre  acompañan al gurú y que desde luego no parecen haber venido de otro planeta. Quizá pudieran hallarse más ejemplos pero con los señalados creo que basta para confirmar que la neta separación entre creador y criaturas no parece defendible en este caso.

Pueden darse otros casos en los que el escritor sea un impresentable en su vida y en sus compromisos y que sin embargo sus obras no parezcan dejar ver posturas mayormente repugnantes…no entraré en la polémica que enfrenta a quienes mantienen que toda escritura es una forma de autobiografía y como tal en las obras se filtra, de todas, todas, la ideología del autor ( cazadores ha habido en cantidad que han buscado en Céline, en Heidegger, o…los inevitables contactos entre vida y pensamiento del autor y la presencia de este último en sus obras); frente a tales hay quienes matizan y ven que hay escritores cuya vida no es nada ejemplar en ningún aspecto pero que sin embargo son escritores como la copa de un pino ( ¿ escriben los pinos?)…Sin ahondar en el tema sí que se puede constatar con echar una mirada somera al campo de las letras para ver que un imbécil integral puede escribir como los ángeles ( ¿escriben los ángeles?), o un autor, políticamente repugnante, lo mismo…No pasaré lista, pero baste con nombrar, y sálvense las distancias, a Ernst Jünger, a Vargas Llosa, Camilo José Cela…y en otro orden de cosas y ampliando el abanico a otras actividades artísticas, ¿quién acogería en su casa o desearía como vecino a Bukowski, Burroughs, Camarón, Antonio Vega…o el mismo, ya que estamos en ello, Michel Houllebecq? Aprovecho para decir de paso, lo cortés no quita lo valiente, que << El mapa y el territorio >>-en su momento, 2010, premiada con el Goncourt- es una buena novela; tampoco se ha de ignorar su ensayo sobre Lovecraft o algunos poemas tempranos..

El recurso a los socorridos << yo no sabía>>, <<no he pensado en las consecuencias >>, << a quién hace el juego >>…como si el oficio de escribir nada tuviese con la sociedad que de un modo u otro refleja…el lugar de la escritura convertido en una insonorizada << isla de los bienaventurados>>, a pesar de que se hable de temas de absoluta y rabiosa ( grrrrr) actualidad. No parece de recibo de ninguna de las maneras hacerse el despistado como quien dice…pasaba por ahí. Precisamente en este orden de cosas, se puede dar la razón a Michel Onfray cuando explicando la razón del éxito del novelista lo cifra en que sus posturas responden el nihilismo ambiente de la época, aunque debería añadirse  que el personaje empírico que responde al nombre de Michel Houellebecq refleja como en un exacto espejo  lo que describe: sus numerosas apariciones públicas en distintas televisiones o en algunos dvds, dan la imagen de un schopenhaueriano vocacional, con cara de quien pasa seis días de dolor para el séptimo aburrirse, balanceándose pues en un permanente columpio entre el dolor y el tedio, rociado con superabundantes y no sé si aliviadores tragos. 

No es la alegría del huerto, no, el escritor, mas sí que es un oportunista escritor que tiene la indudable capacidad para aprehender los temas candentes de la época que son los que alimentan sus obras, y los que concitan el interés del personal amén de las subsiguientes polémicas; actualidad, con cameos de celebrities germanoprantines, a lo que suma igualmente oportunas citas al gusto de la época( el ya señalado Schopenhauer, Kleist, Nietzsche o Diógenes de Sínope, el cínico…); por este último parece quererse hacer pasar Houellebecq con sus guiños irreverentes-sin obviar la certera distinción establecida por Sloterdijk entre quinismo, como el propio del sabio griego, y cinismo, la versión degenerada que se ríe en la actualidad de lo más sagrado, pero sin atacar a los poderes establecidos)…así, la cosa queda en que entre la pareja del perro y de Diógenes, Houellebecq parece quedarse con el perro dejando el mordiente crítico e intempestivo del  sabio.

 

 

La última 

 

Ahora, ayer se puso a la venta en las librerías si bien hace ya tiempo que los medios de comunicación están armando bulla al respecto, publica una novela bajo el nombre de << Soumission >> (Flammarion, 2015) en la que ya el propio título alude a los musulmanes, término cuyo significado es precisamente ese: el que se somete a los designios de Alá, y en la que los tonos pesimistas ad nauseam nos sitúan en un horizonte, palabra por palabra, que es el que vaticinan los profetas de la derecha más extrema..

El savoir faire del escritor, que utiliza un cercano lenguaje propio del habla actual ( y no se priva como en ocasiones anteriores de sacar a relucir las marcas, y usos, comerciales al orden del día, lo que le valió en su momento la rotunda descalificación del bueno de Thar Ben Jelloun), hace que juegue con cierta ambigüedad, como quien utilizase desorientadoras máscaras( y distribución de responsabilidades a la hora de analizar las cuestiones tratadas), lo que viene a suponer que surja la indecisión a la hora de detectar si el autor aprueba lo que allá se expone o se mantiene al margen; viendo no obstante la historia que se relata las cosas parecen quedar más claras al tiempo que provoca un cierto desasosiego ante la situación hipotética retratada:  estamos en 2020( otra vez el escritor vuela hacia un futuro kakotópico) y con el fin de frenar la amenaza de Marine Le Pen, y sus fogosas huestes, que oculta su derechismo en una modernización aparente que le hace reivindicar los valores republicanos y laicos, los partidos gubernamentales, tras el segundo mandato de un desbordado François Hollande, y el estado ruinoso de la UMP. recurren al apoyo de un partido islamita, << Fraternité musulmane>> cuyo lider Mohamed Ben Abbes acaba siendo elegido presidente de la République. Vistiéndose de corderos para hacer colar su fanática mercadería ceden los diferentes ministerios a sus aliados reservándose para ellos el de Educación; mostrando un talante moderado va tomando todos los enclaves esenciales para poder extender sus doctrinas en los campus universitarios y aprovechando para poner fin a la igualdad entre hombres y mujeres, enviando a estas al hogar y elevando a norma la poligamia y la obligación de llevar el dichoso velo.

El protagonista, François, es un ser desbrujulado que ha sido apartado de la universidad, enmuermado y chapoteando en la tristeza y el hondo vacío se convierte al islam, con el fin de recuperar el puesto perdido y para gozar de las ventajas de disponer de varias mujeres. La situación que se va describiendo,  se basa en las ensoñaciones de algunos grupos de extrema derecha y algunos personajes mediáticos franceses cuyos mensajes, muy en especial en las redes, hablan de la blandenguería de algunos gobiernos europeos( y sus milongas sobre igualdades, feminismos, matrimonios gays…) y sus concesiones a los países árabes, bajo dominio musulmán, que conduce ineludiblemente a la creación de una << Eurabia>>, bajo la batuta islamista ( que esos sí que son viriles)

 

 Con estudiada dosificación se va desgranando toda esa retahíla de visiones catastrofistas del futuro que inducen a mantener prietas las filas y reforzar la identidad francesa en peligro, toca la fibra sensible, hoy tan a flor de piel en la población hexagonal que ve cómo algunos, no pocos,  de sus hijos se unen a la yihad, más allá de las fronteras, que unido a la eterna cuestión de los gars de la banlieue . 

Tales delirantes tesis no son temas intra-literarios ni meta-literarios referidos al formalismo  u otras cuestiones estilísticas, etc., etc., etc., no, Hoellebecq está hablando de lo que preocupa hoy en el Estado francés, y en otros lugares de Europa, y da cabida en su páginas a las tesis más demenciales de la demencial xenofobia etnocentrista( como ejemplo Pegida organización citada en la novela al igual que otras yerbas venenosas). De este modo,no se puede leer la novela como si de pura literatura se tratase, reitero, ya que incide en temas delicados de nuestro hoy . Escribir esto hoy en la France de Le Pen, del mediático Eric Zemmour o de …es poner la alfombra roja a la derecha extrema y a sus tesis que favorecen las medidas contra los inmigrantes; se une así el literato Houellebecq, siempre limpio de polvo y paja, al coro de defensores de la fortaleza gala -y europea en general- y a las purezas patrias que han de poner barreras a la invasión extranjera, en especial si estos extranjeros son pobres…

No recurriré al tan socorrido dime quien te aplaude y te diré de qué pie cojeas…o, en maoísta invertido, aquello de ser atacado por el enemigo es una buena señal de la justeza de tus ideas…Lo que resulta indiscutible es que además de los personajes ya nombrados, ya algunos distinguidos representantes del elitista prêt-à-penser –el de los bons citoyens, de souche – hace tiempo que venían anunciando las peligrosas derivas que suponían la inmigración que diluye la verdadera identidad ( ¿la de Sarkozy como modelo, por ejemplo?): Alain Finkielkraut o Pascal Bruckner que clama airado-desde hace años- contra las masoquistas culpabilidades de los ciudadanos de los países colonizadores que al fin y a la postre no conducen más que a bajarse los pantalones ante la chusma. Procedente de las antiguas colonias

En fin, Michel Houellebecq siempre polémico y siempre dispuesto a la << extensión del dominio de la lucha >>, mas con << el sentido del combate>> con olores a asquerosa chamusquina, y con una escritura hecha a la carrera (¿electoral?). 

 

P.S.: nefastas casualidades de la vida:  el mismo día de la publicación del libro algunos descerebrados ( seguramente tienen la cabeza puesta en el paraíso con sus  abundantes dosis de kifi y sus deliciosas huríes y otras ideas delirantes y alucinadas por contagio ideológico de su religión engullida en exceso) han atentado brutalmente contra los locales de la revista << Charlie Hebdo >>, asesinando con macabra brutalidad a los periodistas que allá estaban…La tendencia a amalgamarlo todo seguro que va a suponer más ventas del libro y una ampliación de la cohorte de defensores-con los Fernando Arrabal y los Dominique Noguez de turno à la tête - del limbo literario( los derechos de la ficción más allá de cualquier posicionamiento político, ético o moral y si las posturas presentadas coinciden con lo más rancio de la derecha, pues qué se le va a hacer ) y de las intrínsecas maldades de los seguidores del Islam….

 

N.B.: valga la ilustración de este artículo, la última portada de Charlie Hebdo , como homenaje  y solidaridad con ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

00:46

 

 

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Jueves, 08 Enero 2015 12:02

You have no rights to post comments