Imprimir esta página
08 Sep 2012

El movimiento Anti-Taurino a principios del Siglo XX Destacado

Escrito por  Eduardo Andradas
Valora este artículo
(5 votos)
El movimiento Anti-Taurino se organizo en España al entrar el Siglo XX, sobre todo en Catalunya muy unido al nacionalismo catalán. Y se extendió como postura fuera moral o de clase por parte del PSOE o de intelectuales liberales al resto del estado.

El 13 de Enero de 1901, tenía lugar en Barcelona un mitin anti-taurino multitudinario en donde destaca como orador principal el ex diputado galego y republicano Tiberio Ávila. En esa reunión  se pedía a las cortes españolas la prohibición de las corridas de toros o cualquier espectáculo  de semejante índole capaz de dar resultado de derramamiento de sangre o la muerte, lesión o mutilación de personas o animales.

Al acto dieron su apoyo alcaldes de Figueras, San Sadurni, Vendrell o Cervera y organizaciones como el Centro Marxista o el Centro de Sociedades Obreras.

Encuentro que se volvió a repetir el 10 de Febrero de 1905 en el teatro Tivoli de Barcelona. La comisión Abolicionista denominaba de anacrónico este festejo, que es la organizadora de la asamblea. En ese año la  Anti-Tauromaquia  se extiende fuera de las filas del nacionalismo catalán y se exclama por parte del académico Tomás Escriche Mieg ¡Vivan las buenas tradiciones Españolas! ¡Abajo la barbará y perniciosa tradición torera!

La Agitación anti-taurina continua ese año con un festejo  contra la llamada fiesta nacional, en el Ateneo Obrero de San Andrés, donde se recitaron poemas y se representaron monólogos, intervino otra vez el miembro de Unión Republicana el ex diputado Tiberio Ávila. Tras ese día  9 de Abril, el 11 de Junio se celebra otro mitin en el dan palabra el socialista del PSOE y sindicalista de UGT Josep Comaposada o  Daniel roig i Pruna  del catalanista Progreso Autonomista.

El 4 de Agosto en Barcelona y el 5 en Sabadell se dan mítines contrarios al ruedo y el descabello en las plazas, a estos se une el partido conservador y catalanista Lliga Regionalista.

En 1913 la Liga Anti taurina de la que es portavoz Manuel Casals Torres, da  varias conferencias en la Universidad, promocionando la  cultura y contra el toreo. En el periodo de 1913-15 la prensa derechista lanza una campaña mediática contra el movimiento Anti-Abolicionista y señala el fracaso de esta junta y del Señor Tiberio Ávila, porque Barcelona de poseer una plaza de toros pasa a tres.

En esa época muestran su disposición anti-tauromaquia el escritor socialista y republicano Eugenio Noel, el filosofo Miguel de Unamuno y el fundador del PSOE, Pablo Iglesias. En esa época el Partido Socialista Obrero Español, prohibía a sus afiliados asistir a festejos taurinos. Cuenta Indalecio Prieto, que siendo joven milito también en un círculo Anti-Taurino, que en su agrupación Socialista de Bilbao se tuvo que dar de baja de la misma un destacado del Partido Socialista Félix Zabaleta, por sus gustos taurinos.

Otro Anti-Taurino en la etapa  de últimos del siglo XIX es José Ferraras, ex senador y diputado por el Liberal Partido Constitucionalista y director del periódico el Correo, el único diario que no incluía reseñas de la fiesta nacional antes del Siglo XX.

 El liberal Gaspar Melchor de Jovellanos  se opone a las corridas de toros por una cuestión moral, de ellas no se saca ninguna aportación educativa.  Para los regeneracionistas españoles un  aspecto  cultural, por ser parte más del atraso histórico Español. Para el PSOE de otro tiempo, un asunto de clase, que transforma a la clase obrera en populacho o lumpen. El nacionalismo Catalán lo interpreta como un acontecimiento político ajeno a la nación Catalana. Pero todos coinciden que es un acto cruel e innecesario, no digno del ser humano con otra especie animal.

En la década de los Veinte,  además de lo político y ético se introduce el proteccionismo de los animales en el debate sobre la tauromaquia, con el nacimiento de la Federación Ibérica de protectoras de Animales y Plantas.

Durante la Guerra Civil española o Guerra contra el fascismo en el estado español, en  los meses de Julio a Octubre se da en la zona leal a la II Republica algunas corridas de toros benéficas que se extinguen progresivamente hasta su desaparición total en todo el territorio. Se dan dos factores, la primera que la mayoría de las ganaderías quedan fijadas en terreno dominado por los Franquistas, a la vez que los principales toreros toman parte por Franco. Lo segundo es el sentimiento anti-Taurino de una parte de la izquierda, comenzando por el presidente de la Republica,  Manuel Azaña al que no le gustaban los toros.

El franquismo volvió a introducir el toreo en las masas obreras, como los emperadores Romanos el circo.

Eduardo Andradas

Investigador Histórico y poeta.

Blog del Autor

 

Modificado por última vez en Sábado, 08 Septiembre 2012 15:25

You have no rights to post comments