kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
19 Dic 2012

Régimen falocrático y neopatriarcado Destacado

Escrito por  Sociólogo antipatriarcal
Valora este artículo
(4 votos)
El hetero biovarón con falo, penetrador y masculino será la materialización del neopatriarcado en el régimen falocrático

En los entresijos de la postmodernidad líquida el régimen ultraliberal redobla sus esfuerzos por presentarnos un “patriarcado soft” o, como bien apunta Alicia Puleo, un “patriarcado de consentimiento”. Un sistema sexo-género más injusto e inhumano que cualquier otro pero con mejor presencia, aparentemente...menos salavaje, de cuello blanco.

Cuando la mirada masculina es el centro de lo Social estamos ante el androcentrismo, un canon masculinista que se convierte en parámetro o vara de medir. Este androcentrismo que etiqueta y cosifica, se desenvuelve en un contexto heterosexista (presunción de heterosexualidad obligatoria), al mismo tiempo que se expande como falocrático (mirada fálica como canon y parámetro falocrático que evalúa y binariza los sexos y los órganos). La falocracia prima un órgano por encima del otro, una práctica por encima de otras, una identidad por encimas de las demás, una postura sexual por encima del resto. El hetero biovarón con falo, penetrador y masculino será la materialización del neopatriarcado en el régimen falocrático. La cosificación de los órganos y flujos, las posturas sexuales, las artes amatorias, las afectividades, las eróticas, etc.

La falocracia invisibiliza ciertos órganos y empodera otros; estigmatiza unos y sobredimensiona el pene. Es la falocracia la que otorga un estatus al pene por encima de la vagina, al semen por encima del flujo vaginal, al glande por encima del clítoris, al prepucio por encima del himen y a los testículos por encima de los ovarios.

El neopatriarcado hace de la eyaculación femenina un tabú, sólo asumible por el régimen sexual para las ninfómanas; convierte a la masturbación femenina en una práctica incompatible con el hecho de tener pareja; reduce el aparato sexual de las mujeres a un aparato reproductor propenso a repesiones de legislaciones de turno y moralinas de la Iglesia. La falocracia legitima el sexismo y las violencias patriarcales. Negar el derecho a decidir de las mujeres es la mayor evidencia patriarcal del régimen falocrático.

La batuta coordina, el pináculo se erige, la fuente ensalza, la porra atiza, la tiza apunta, la regla amenaza, el bastón impone, la columna romana rememora... Estamos rodeadxs cotidianamente de formas fálicas, marketing y elementos falocráticos que los tenemos (generalmente) interiorizados como habituales o socialmente aceptados. El Imperio Romano levantó columnas en homenaje a los emperadores y sus hazañas, la Iglesia erigió iglesias que miraban a la inmesidad del cosmos con el fin de alcanzar la inmesidad del Reino de los Cielos, el capitalista construye inmensos rascacielos como símbolo de su poder económico, en los parques de las grandes plazas hay potentes chorros de agua que emanan de las fuentes levantándose varios metros y transmitiendo fuerza y orgullo urbanístico, etc.

La falocracia históricamente atribuyó poder/control al falo del hetero biovarón y sumisión/pasividad al resto de órganos (vagina, ano y boca). Expresiones como “que te den por culo”, “que te follen”, “vamos de culo”, “no me la van a clavar”.. son el vivo ejemplo de que la falocracia estigmatiza el sexo anal y el uso sexual que se pueda hacer del ano. Asimismo pasiviza la vagina y reduce a las mujeres a meros objetos sexuales destinados a satisfacer “la infinita actividad sexual” del falo propiedad del hetero biovarón blanco, occidental, masculino, masculinista y penetrador.

El porno es falocrático (de ahí la aparición del postporno y la deconstrucción crítica que se hace del mismo) porque el pene y la actividad de éste es el que marca el climax de las escenas, la ciencia es falocrática porque es androcentrista y tiene una mirada masculinista de la historia y el progreso de las investigaciones, y como no... la publicidad es falocrática porque busca legitimar el canon binarista y castrar la emancipación sexual de las mujeres (y la de algunos varones) vendiéndoles cortinas de humo en un manipulado contexto de “liberación sexual”.

El consumismo cae en tópicos sexistas para atraer la mirada del hetero biovarón y recordarle que tiene privilegios biológicos que legitiman cierto estatus quo. La falocracia explica por qué se ve tan mal la ninfomanía, por qué hay gente que culpabiliza a las mujeres en caso de violación, por qué hay quien defiende la trata de personas con fines de explotación sexual, por qué hay quien practica la ablación del clítoris a niñas de diez años, por qué las mujeres siempre tienen que mear sentadas, por qué los condones femeninos son tan poco comercializados, por qué las vaginas siempre están legisladas por códigos penales y los penes no, etc.

En este patriarcado de consentimiento (neopatriarcado) de nada sirve subirse encima de unos tacones si la falocracia se sube encima de ti y la llevas a cuestas como una losa inamovible. Los valores falocráticos estigmatizan la sexualidad y cuerpos de las mujeres (y algunos varones, no nos olvidemos que los varones que manifiestan tener actividad sexual anal también son víctimas de la falocracia por “dinamitar” e ir en contra de los “intereses” del falo del hetero biovarón masculino y penetrador).

Se puede decir, muy a mi pesar, que el neopatriarcado está asentado en cimientos demasiado sólidos que dificilmente podrán ser aniquilados si no es con un trabajo latente y de largo de recorrido. Sólo una praxis feminista, desde la unidad de acción, podrá dilapidar y deconstruir los valores falocráticos, binaristas, esencialistas, heterosexistas y androcentristas que nutren y dan vida al neopatriarcado del presente.

Modificado por última vez en Miércoles, 19 Diciembre 2012 21:24

Comments  

-1 #1 JesusOpt 2012-12-20 16:03
Me voy cortando la picha o se la cortamos a Cristina Cifuentes?
Vaya basura de articulo tan insensato

You have no rights to post comments