kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
22 Dic 2012

No es piropo, es acoso callejero Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(12 votos)
Las mujeres tenemos derecho a rechazar abiertamente este tipo de violencia y tenemos derecho a defendernos. Esto es parte de nuestro empoderamiento y de reclamar el espacio público como un espacio tan nuestro como de los hombres.

 

Una de las formas de violencia sexual más comunes a las que nos enfrentamos las mujeres es el acoso callejero, aunque algunos le llaman “piropo” esto en realidad es una agresión.

En teoría un piropo debería halagar a la mujer o a la que persona que va dirigido, por lo tanto debería decirse de frente, sin ofender o agredir a la persona receptora. El acoso callejero lejos de halagar a una mujer, en realidad lo que provoca es que esta se sienta intimidada, acosada e invadida en su espacio personal.  Por esta razón, en estas notas no le llamaremos “piropo” a los improperios que los hombres le dicen a las mujeres en la calle, le llamaremos por lo que realmente es: Acoso Callejero.

El acoso callejero se da cuando uno o más hombres abordan a mujeres en la calle,  o desde lejos gritan algún comentario acerca de su apariencia física,  forzándolas a atraer su atención.  Puede ir desde una mirada lasciva, hasta el contacto físico. Este tipo de agresiones  lo que busca es reafirmar el dominio de los hombres sobre las mujeres, principalmente en el espacio público.

¿Cómo hace sentir a las mujeres el acoso callejero? Una de las consecuencias de este tipo de violencia machista es que las mujeres ya no se sienten seguras cuando salen a las calles, lo cual las obliga a vestirse de determinadas maneras, aunque así no lo quieran, a cambiar sus rutas diarias para evitar zonas donde haya presencia masculina o las obliga a ir por la calle acompañadas de otro hombre, lo cual las vuelve más dependientes.

Desgraciadamente este tipo de violencia es de las más recurrentes, la más silenciada  e invisibilizada,  y  lo más terrible,  la más normalizada, al grado de que muchas mujeres han interiorizado la idea de que ante el acoso callejero nada se puede hacer así que es mejor ignorarlo y prevenirlo (pero la prevención debe venir sólo de las mujeres).

Hace poco, surgió en una charla el tema del acoso callejero, al dar mi postura al respecto en el sentido de que no debe tolerarse ya que es una forma de violencia machista, recibí una serie de descalificaciones no solo por parte de compañeros masculinos sino de otras mujeres. Además del consabido “Feminazi”, me hice merecedora de otros adjetivos, me decían que era una exageración, y que esos “piropos” era mejor ignorarlos. Incluso no faltó quien me dijo que una mujer debe sentirse halagada, lo cual, en lo personal me alarmó bastante.

¿Pero que pasa si no me da la gana de tolerar este tipo de agresiones? ¿No tengo derecho a defenderme? En primera, pienso que no debemos ignorar este tipo de violencia, las mujeres no somos pedazos de carne que vamos por la calle buscando la aprobación de los hombres. Además, al  ignorar el acoso callejero solamente lo aprobamos  con nuestro silencio. Las mujeres tenemos derecho a rechazar abiertamente este tipo de violencia y tenemos derecho a defendernos. Esto es parte de nuestro empoderamiento y de reclamar el espacio público como un espacio tan nuestro como de los hombres. Mujeres y hombres debemos convivir en igualdad de condiciones tanto en lo privado como en lo público.

Segundo, las mujeres podemos vestirnos como querramos. Nadie tiene derecho a imponernos como vestir, por cuales calles circular y mucho menos obligarnos a ir acompañadas de otros hombres. Responsabilizar exclusivamente a las mujeres de la prevención del acoso callejero contribuye a fomentar la violencia machista en las calles. 

El acoso callejero debe ser rechazado tanto por hombres como por mujeres, e incluso me parece que al ser una forma de agresión debería también ser penalizado para que de esta forma empecemos a tomar conciencia de que, aunque sea una práctica cotidiana, es un hábito que debe ser erradicado por el bien de la sociedad.

Comments  

+9 #7 Carolina Perez 2013-05-12 00:26
Estoy totalmente de acuerdo con las opiniones expresadas por la autora de este articulo.
Creci en Venezuela y vivi con el acoso a la mujer en las calles hasta el dia que me fui: miradas, gestos y palabras groseras llenas de una falta de respeto inimaginable...escupitajos al piso muy cerca de la mujer que pasa por la via, burla en colectivo de grupo de jovenes apostados en la via acerca del exceso o carencia de atributos fisicos de la mujer frente a ellos, conversaciones insolentes de extranos que se empatan a caminar al lado y a proferir jeringas discriminatorias de indole sexual practicamente en el oreja de la mujer,..., inclusive el extendido del brazo por parte del hombre para alcanzar y estrujar el trasero de la mujer.
La unica defensa que se nos ensenaba era ignorarlos, seguir caminando como si el agravio que se nos estaba imponiendo no era real.
Estoy convencida que debemos las mujeres tener una actitud proactiva y no tolerar este tipo de acoso. Al mismo tiempo la sociedad en pleno, hombres y mujeres que transuntan al lado de una mujer que esta siendo insultada en la calle y siendo victima de acoso callejero deberian "involucrarse" y solicitar/exigir al agresor que deponga su conducta inferior e inaceptable para verdaderamente hacer de nuestras sociedades un mundo mas justo y respetuoso para todos.
-6 #6 Iep 2012-12-27 10:52
Mirar es humano, los hombres miran y también las mujeres. No lo llevemos al extremo. A ver si ahora la cosa es que solo miran los hombres y las mujeres no. Tanto unos como otras miran, de mil maneras, lascivamente o no, pero miramos. Con lo cual, que alguien se sienta agredido/a por que le miran... por favor... que somos humanos.

Y cuanto a los piropos, una cosa es el improperio que se suelta en la distancia o al pasar por al lado, que eso si es grosero e inapropiao, y otra cosa es que estando de fiesta en un pub no me pueda acercar a donde una mujer y hablar con ella o decirla que está muy guapa. Vuelvo a repetir, soms humanos, existen las relaciones sociales, que a este paso conocer gente y ligar solo se va a hace en las redes sociales y eso si que es triste e inhumano, perder la capacidad de comunicación.

Ese tipo de extremo y el consagradado baboseo, son los que hacen daño al feminismo y van a convertir las relaciones sociales, algo tan sencillo como tomar una copa y hablar con alguien, en algo repudiado.
+2 #5 incredulo 2012-12-23 19:32
¿Cómo puede ser q el #4 tenga votos negativos?
Ah, claro, serán de aquell@s q hablan de feminazis. Campeon@s, pensanlo un poco y comprobareis q lo q pasa es sois un poco (mucho) machistas.
+5 #4 Otra agredida 2012-12-23 01:27
Aquí hay un videíto muy ilustrativo... Para que se pongan en nuestro lugar. http://youtu.be/QXYV3wO59UA
+14 #3 ane 2012-12-23 01:23
cuando una amigo, con el q tienes confianza te dice q guapa estas hoy, esto te queda muy bien etc... te sientes halagada, cuando un desconocido te grita por la calle cosas q el llama piropos y realmente, definen su escasita capacidad mental, TE AGREDE!!!! y esto hay q interiorizarlo ya!!! hombres y mujeres!!! porq si no seguiremos con el me pega porq m quiere, yo lo hice mal, y si espabilo, uy!!! la mató por amor!!!! TERRORISMO MACHISTA QUE MUCH@S JUSTIFICAIS!!!
-15 #2 piropoman 2012-12-23 01:14
Pues yo soy hombre y me encantaria que las mujeres me dijeran cosas como: ¡pero que paquete tienes!, o ¡estoy soñando, aún no me he despertado!. El sexo es de las pocas cosas divertidas de ésta chapuza, siempre que no se convierta el piropo en una burda agresión verbal o el inicio de cualquier tipo de violencia física, bienvenido sea.
-15 #1 pichu 2012-12-23 00:53
Como diría Homer: "Usté a fregar" (nótese la ironía)

Las mujeres no necesitan de acomplejadas como tú para valerse por ellas mismas. A mí sí que me parece violento que llames agresión a echar una mirada a un escote. Somos humanos, por favor, va en nuestros genes

You have no rights to post comments