kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
02 Abr 2014

Michel Onfray: santo o villano

Escrito por 
Valora este artículo
(13 votos)
Un filósofo normando que se ha convertido en el perejil de todas las salsas, con una presencia mediática apabullante...provoca aplausos y pitos, como se puede ver en algunas obras recientes sobre él.

Vaya por delante que la verdad es que podría afirmarse que, en cierto sentido, estoy algo fijado con el escritor normando. Soy lector de él desde mucho antes de que fuese traducido de Pirineos abajo. Diré más- y perdóneseme- que hable de mí trayectoria lectora, en plan diegético , que en las primeras lecturas. obviamente de sus primeras obras, me impulsó un sentimiento de simpatía teniendo en cuenta su tendencias insumisas y rebeldes, sentimiento que con el paso del tiempo-y se sus obras, y declaraciones- ha ido, la verdad sea dicha, decayendo.

Antes de seguir diré que cierta incoherencia puede observarse en su trayectoria que se inicia afirmando , o mejor despellejando, a ciertos personajes mediáticos bajo la acusación de que sus postulados eran precisamente propios para salir en los mass media o…para clases terminales ( como, por cierto, se dijo en plan absolutamente malévolo con respecto a su adorado Albert Camus). Conste que los criticados, en mi opinión, están criticados con toda justicia ya que sus peroratas no hacen sino expandir un prêt-à-penser conformista que todo simplifica y nada aclara, cuando precisamente la actividad filosófica ha de tender, per se, a aclarar las cosas, al menos arrinconar las cuestiones esenciales, si es caso cubriendo el papel de ladilla; aspectos que han venido apoyándose en una reivindicación orgullosa de proceder de la periferia hexagonal y de orígenes humildes, tonos autobiográficos que se entreveran en sus libros y que hallan ciertos paralelismos como se deja ver con claridad al referirse, y reivindicar, a Pierre Bourdieu, a lo que todavía se ha de sumar sus aires libertarios y hedonistas que se reclaman de Vaneighem, Deleuze, Foucault, Palante o Camus y no privándose de descalificar, en su empeño anar ,  cualquier pensador que huela a marxismo, a concesiones con las creencias religiosas o heideggeniarismo, sin cortarse en tal combate con  impresentable recurso a la descalificación ad hominem….todo sea por la defensa de un << nietzscheísmo de izquierda >> Dicho lo cual también es verdad que soy de la opinión de que el crítico cae en le mismo pecado en el que critica: se ha convertido en un verdadero animal mediático ( y mediatizado), escénico, y  en un predicador de una indudable simplificación de la filosofía, con supuestos tonos críticos, a la que últimamente ha sumado la gastronomía, la música y la literatura( por lo que se puede ver amenaza con entregar una << contre-histoire de la littérature>> cuya primera entrega se anuncia bajo el título de << Le réel n´a pas eu lieu. Le principe de Don Quichotte>>. Autrement)…el vaivén político viene de hace tiempo( balanceando entre su apoyo al NPA, al FG, o a los Verdes, lo que hace que en definitiva parezca primar el individuo, él, frente a cualquier propuesta colectiva, a ello se ha de sumar que algunas de sus posturas resultan absolutamente discordantes con respecto a cualquier presupuesto rebelde o de izquierdas( de la gauche de la gauche, de la que ama reivindicarse), así su hedonismo parece limitarse a un neto consumismo( véanse sus defensas de la energía nuclear o de los transgénicos), su anarquismo se reduce a una defensa de la libertad de mercado (  y no exagero ya que chirría su propuesta de defensa de un << capitalismo libertario>>…).Su autoproclamado anarquismo se ve negado por todas las corrientes organizadas que en el Hexágono son ( Le Monde libertaire, Courant Alternatif… y muy en concreto un certero libro , << Michel Onfray, une imposture intellectuelle>> de M. Paraire- Les Éditions de l´Epervier, 2012 que no fue muy bien acogido que digamos por el criticado y sus epígonos. Puede verse en youtube el vergonzoso comportamiento de Onfray con respecto a su crítico)  . El exceso de palabras y la extensión de su opinar sobre todo lo divino y todo lo humano hace que se le pueda aplicar-mutatis mutandis- aquello que dijese Fernando Pessoa de Oscar Wilde: << por la boca muere el pez, y…Michel Onfray>>. La  vena insumisa y rebelde con la que se ha solido presentar: a- ( telogía), anti- ( manual de filosofía), y contra-(historia de la filosofía) hace que dependiendo de qué tipo de lectores se acerquen a sus libros  la simpatía esté asegurada de entrada( y hablo por experiencia propia), postura que se ha ido deslizando hacia un cierto dogmatismo en defensa de su anti-dogmatismo que hace que pueda afirmarse que la duda guía su quehacer, más una duda que acaba en la medida en que se trata de sus propios postulados..  

Este carácter, digamos que, intempestivo y divulgador populista ha hecho que además de vender libros como rosquillas, haya provocado varias sonadas polémicas: dos, o tres, en especial, la primera referida a su defensa del ateísmo( simplificando ciertas posturas religiosas), otra  relacionada con sus embestida contra Sigmund Freud y otra su reivindicación de << pensamiento de mediodía>> de Albert Camus, realizada en paralelo con la descalificación rastrera de Jean-Paul Sartre.  Podría afirmarse que nuestro filósofo normando se ha pasado de un cierto rigor  exigible al quehacer filosófico al rastreo filodóxico ( doxa = opinión), allá en donde las opiniones muchas veces apenas argumentadas, las descalificaciones ad hominem, las caricaturas, las simplificaciones, las medias verdades o las mentiras enteras sirven para sacar adelante la visión del que las defiende siguiendo la táctica de CQFD ( lo que había que demostrar). Cualquiera que desee ver algunas ideas , del que escribe, con respecto a Onfray no tiene más que buscar en esta red, ya que son varios los artículos en los me he detenido en la polémica obra de Michel Onfray. ( http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/44228-la-historia-de-la-filosof%C3%ADa-según-onfray.html).

Sin extenderme en la abundante bibliografía que sobre / contra él se ha publicado, dos libros recientes, y significativos, centran mi atención.

 Incandescencias

                    Con la fuerza de un volcán surgen los libros del normando que abren su mirada ante distintos objetos y esferas del quehacer humano( filosofía, gastronomía, música, poesía, pintura o fotografía). Sin caer en una lisa y llana hagiografía, mas con un claro escore hacia los aspectos positivos del pensamiento onfrayano y cuidándose muy mucho  de detenerse en  cualquier asomo de crítica, la profesora de literatura francesa de la universidad de Salamanca, Martine Torrens Frandji, publica su << Michel Onfray. Le principe d´incandescence>> ( Grasset, 2013), obra en la que sigue la trayectoria del autor de más de una  sesentena de obras, a sus cincuenta y tres años, deteniéndose en aquellos aspectos que han sido mantenidos en alto por Onfray: cinismo, hedonismo, dandismo, anarquismo son el aire de familia que se respira en la travesía del filósofo a lo largo de sus trabajos. El centro de gravedad es puesto por la autora en los trabajos que el pensador ha dedicado a diferentes artistas ( Valerio Adami, Jacques Pasquier, Ernest Pignon-Ernest y otros) y en las permanentes metáforas luminosas, incandescentes, que han adornado sus derivas hedonistas, de la mano de los cirenaicos y de otros bon vivants Esta anunciada presencia de fuegos, llamas, volcanes, pólvora, fogonazos traduce un espíritu supuestamente irreverente, intempestivo y furioso que lleva a Onfray a enfrentarse con aquellas tradiciones y pensamientos almidonados que nos alejan del presente intensamente vivido, y que suponen un corsé- ya sea religioso o político- de cara a disfrutar de la vida buena en el presente en aras de un futuro luminoso.

El retrato no cabe duda de que resulta realmente favorecedor para el autor estudiado, ya que se ignora cualquier mención a las críticas que sobre él han caído, los puntos discutibles ( las simplificaciones de otras posturas que el historiador barre para su lado, o la demagogia con que trata algunos asuntos o pensadores que son valorados en la medida que caben en el molde preestablecido por Onfray). Tenemos la cara  en la que vemos la biografía de Onfray que se desarrolla en la medida en que sus lecturas se extienden a diferentes autores y / o corrientes filosóficas ( cirenaícos, socráticos, cínicos…). Aparecen además de  sus “cojeras” filosóficas, su actividad práctica en el terreno de la pedagogía y en la creación de medios para abrir el saber a gentes ajenas al mundo académicos, a través de las universidades populares, de donde brotan posteriormente las publicaciones ( en libros , en Cds y DVDs) de sus contra-historia de la filosofía y sus ensayos sobre el gusto.  

 Bulldozzer

                   La otra cara de la moneda, la cruz, ha ido tomando con el paso del tiempo una importante amplitud. Si ya algunas propuestas iniciales en el terreno de la enseñanza supusieron clamorosos cabreos por parte de los responsables de la educación reglada, sus posteriores incursiones en terrenos religiosos le valieron críticas de todos los costados: unos, debido a su embestida contra la religión(más en concreto, contra el cristianismo), otros , aun no mostrando mayores querencias fideístas, afearon las simplificaciones insultantes y abusivas del autor en su afán descalificador. Más tarde ,amén de algunas perlas como las señaladas líneas arriba que ha ido sembrando a diestro y siniestro ( sobre la energía nuclear, minimizando el desastre de Fukushima, sus elogios a los transgénicos o sus loas a un supuesto “capitalismo libertario”, o sus bobadicas, de chiquillo, sobre el sionismo, despojándolo de cualquier espíritu expansionista y discriminador basándose para ello en los escritos del fundador decimonónico de tal movimiento nacional Theodor Herlz-que por cierto despreciaba a los palestinos con falacias racistas- y no en la política del estado de Israel…), fueron sus furibundos ataques a Sigmund Freud ( http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/50848-¿olvidar-a-freud?.html )  y su defensa de un Albert  Camus libertario versus un Jean-Paul  Sartre autoritario (http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/2360-el-mayor-grado-del-orden.html#comment-670 ), los que desataron una más amplio rechazo a su modo de funcionar. El gremio de psicoanalistas, y otros componentes de la galaxia psi, se lanzaron al ruedo para criticar el modo tramposo usado por  nuestro hombres; a la cabeza Elizabeth Roudinesco que señalaba su sorpresa ante el << odio>> mostrado en el ataque que usaba como trampolín a los derechosos autores del << libro negro del psicoanálisis>> y enfatizaba en la vida y los fantasmas del “padre fundador”. En el fragor del combate algunos , Balibar, Deguy, Badiou&Nancy. hablaron del sistema de Onfray como la << filosofía del bulldozzer>>, ya que arrasaba indiscriminadamente, y sin un mínimo recurso a la matización,  al tiempo que centraba sus embestidas contra el psicoanálisis en los “pecados” existenciales del Freud. En fin, que si el maestro de Onfray mantenía que filosofaba << con el martillo>>, el alumno superaba al autor de << Más allá del bien y del mal>> en el utensilio con el que transitar por los pagos filosóficos, y en la brutal utilización de semejante artefacto destructor. Su actuación, la de Onfray, no es la propia del desbrozador sino la del talador …<< derribos Onfray>>.

Un detallado y pormenorizado análisis de la polémica de la que hablo puede seguirse en una trilogía de Jalley, ( << Anti-Onfray 1-Sur Freud et la psychanalyse>>. / << Anti-Onfray 2.  Les réactions  de Michel Onfray, débat central presse, psychanalyse théorique>> et << Anti-Onfray 3. Les réactions au livre de Michel Onfray>>. Publicados por L´Harmattan, 2010); se ha de hacer notar, no obstante, que el nivel del autor se mueve en un terreno especializado y, en esa medida, desmonta muchas de las falacias y medias verdades apresuradas del bulímico y veloz Michel Onfray.

Sin detenerme en la obra anterior, sí que es reseñable una obrita escrita con verdadero espíritu lúdico por un << muy modesto enseñante de la universidad de Aix-Marseille>>, Michel Santacroce, << Onfray coi maintenant? Quelques réflexions ( tardives) sur et autour du livre “Crépuscule d´une idole. Affabulations freudiennes” >> ( L´Harmattan, 2014). El autor se mueve en el terreno existencial, tan caro al criticado, y pone el acento en su experiencia, la suya y de bastantes otros, que se han sometido a procesos de cura psicoanalítica. Distingue Santacroce, que como él mismo dice << no es nada en el plano institucional, ni en el plan científico, ni en el filosófico.  Nada de nada >>, entre la vena autobiográfica que utiliza Onfray en sus obras, aspecto en el que merece todos los respetos y hasta la admiración ( llegando a sugerir que en ese campo Onfray debería empeñarse más), mientras que el << Onfray intelectual, filósofo, etc. >> se pasa-según el crítico- varios pueblos, ya que rompe todo a su paso sin aportar  ningún viso de solución, resultando de tal modo excesivo ( trop, trop, trop) en sus críticas, en su constante recurso a frecuentes falacias, y al uso y abuso de la sal gruesa evitando los matices y necesarias distinciones; sfrimaba, por cierto, el siempre ocurrente Oscar Wilde que << lo contrario del matiz es la barbarie>>. Sin llegar a tanto sí que no es aventurado decir  que es una constante del mecanismo Onfray la utilización de la demagogia, y el zanjar algunos temas con posturas perentorias más propias de un iluminado oráculo que las de un pensador capaz de penetrar con finura en los entresijos de los pensamientos ajenos. 

Tras la lectura del  librito, irreverente y festivo, uno saca la impresión de que ciertamente la empresa de  <<demolición>> que Onfray pretendía llevar a cabo con respecto a Freud resulta vacía y caricaturesca en la medida en que aspectos esenciales, y ligados con la vida de cantidad de sujetos,  con el campo del arte o el de las interpretaciones antropológicas, no son tratadas por él…y eso sí , sin considerar a Freud como un dios, al que se debe derribar de los altares, ni tampoco un santón al que se haya de venerar.

 Si algo positivo , no obstante, puede destacarse en la presencia de Michel Onfray en el panorama hexagonal, es que ésta resulta un dispositivo agitador de las conformistas aguas del pensamiento del país vecino… Sus obras, sus apariciones y declaraciones las más de las veces estridentes hasta el histrionismo hace que se discuta, que el debate surja automáticamente en todo aquello que él toca, y…eso no está mal, aunque muchas veces no quede más que en efectos de superficie y en aparatosos fuegos de artificio, ya que su empeño por popularizar la filosofía ( tarea ya emprendida por el bueno de Denis Diderot) hace que recurra habitualmente a la vulgarización ad abusum y eso hace que cree "escuela" de mentes carentes de la más mínima sutileza, ya que se da por verdad lo que no es más que media verdad o falsedad retorcida a gusto del que retuerce. Y pongo un punto final que no es conclusivo, ya que teniendo en cuenta lo prolífico y poliédrico que resulta el caballero, seguro que seguirá dando  que hablar, de modo y manera que lo dejamos en un pertinente À suivre.

Modificado por última vez en Miércoles, 02 Abril 2014 23:32

Comments  

+7 #5 iñaki urdanibia 2014-04-05 11:10
No me resisto a volver, con ligereza, para decir que ciertamente mi retrato-que trata de retratar a grandes líneas unos libros sobre el nombrado- está tal vez algo escorado por el lado de las incoherencias de quien cada dos líneas imparte lecciones de autenticidad, lo cual invita a...En sus abundantes declaraciones ( ¿provocaciones?) y escritos, simplifica que es un primor, y aun no pasando lista ( tal vez todo se andará, si la pereza no me vence que seguro que sí) me vienen a la cabeza varios nombres propios: la demonización grosera de Sartre et compagnie con el recurso infame a asuntos de salud, los juegos malabares en torno a Eichmann /Kant/Arendt, los arañazos a Agamben y a otros supuestos heideggerianos, su reacción ante el affaire Tarnac olvidando el papel guarro del Estado y dando lecciones a los chicos del lugar, qué decir de la aceptación de convertirse en comisario de la exposición conmemorativa camusiana y la posterior escapada...por no entrar en su  contra-historia que es de una constante simplificación, untada en levadura, para traer el agua a su molino y cara chispas de la nada, y de la nada; la idea que dice guiarle es plausible, más su realización deja que desear, amén de que dice rescatar pensadores ignorados o mantenidos en la sombra cuando en prácticamente la totalidad de los casos no es así, sino que es su pluma la que hace que se ponga el acento en aspectos que para los estudiosos y lectores pasen inadvertidos o meramente anecdóticos ( y es que a veces hace falta tener una imaginación realmente fantasiosa) ...cuando no resulta que un ilustrado-pongamos por caso- es un negrero, otro es un hedonista perdido, o...qué decir de Spinoza convertido en un libertino, o una caricatura buenista del bueno de Jeremy Bentham, o los "stalinistas"-usando su etiquetado- Politzer o el mismo Sartre, reivindicados con fórceps para su innovador psicoanálisis, o...quizá le guíe aquella aseveración de los sofistas de convertir el argumento más débil en el más fuerte .
No obstante, el colmo del colmillo : su incursión cual elefante en cacharrería en la vida de Freud...no hace falta ser ni psicoanalista ni haber leído la obra del vienés para ver que el rechazo de Freud /psicoanálisis propuesto por Onfray es propio de un avezado inquisidor , en la línea del "libro negro" algunos de cuyos inspiradores más bien puede ser considerados-recurriedo a los colores- pardos, que se mete en la vida del denostado, para señalar sus fantasmas, sus supuestos deseos y  hipotéticas ensoñaciones, su traido por los pelos "compromiso político" y...la falacia psicoanalítica como una mera "novela de su vida" ( la de Freud: que si su hija, que si su cuñada, que si el diván, que si su peseterismo), así sin más, y...tan pancho, oye.
El último de los casos citados es paradigmático, hasta el deslumbre, del modo de hacer / deshacer del hombre del que hablamos, sistema que más que en el campo de las ideas o las teorías se centra en la elaboración de una especie de " historia psicologizante de las vidas" como espejo fiel de las ideas, en aplicación libre de algunas propuestas nietzscheanas...Es precisamente ese acento en lo biográfico -que cierto es que se lo aplica a sí mismo- el que hace que aflore la tendencia permanente al uso del AD HOMINEM a la hora de acercarse a pensadores y escritores de distinto pelaje, haciendo que simplifique en cantidad de ocasiones, que utilice argumentos de sal gruesa, que escape del mas mínimo matiz, y que muchas de sus obras últimas - creo , sea dicho de paso, que se ha de distinguir las primeras francamente brillantes y más sutiles- parecen guiadas por el afán de publicar, de terciar sobre todos y todo...También viene a suponer ese modo de enfocar las cosas, una especie de invitación a mirar su comportamiento...como sugiere Frank Mintz, interesante enfoque en lo vivido por los filósofos, método que ha de servir para desenmascarar al mismo Onfray.
Concluiré señalando, amigo Octavio ( que diga Askatasuna), que los intentos de popularización de la filosofía ( del psicoanálisis, de la gastronomía, de la música, del arte, ahora...de la literatura...con seis tomos "contra" amenaza) le conducen, reitero, a infumables simplificaciones /tergiversaciones que solamente pueden ser aceptadas ( y creídas) por gentes que no se han acercado a disciplinas como las mentadas más que de manera ocasional...impartiendo verdades " para su abuela", por emplear su coletilla. Tal vez se pueda aplicar aquello de quien mucho abarca...aprieta donde no debe y como no debe.
Y ahora sí, me despido, oyendo ya el clamor paranoico del criticado y epígonos,...tales críticas son debidas a la defensa corporativista de diferentes gremios, es que me tienen rabia y envidia poque voy contra-corriente, es que los bienpensantes ( ¿todos lo son: desde Roudinesco, Nancy y Badiou a Tiqqun?) no respetan a quienes somos periféricos, intempestivos, irreverentes , libérrimos y vamos por libre, etc., etc., etc.
Agur Octavio ( que diga Askatasuna)

Lo de Greenpeace...gehiegi!
Y eso sí me admira su umbral olfativo ( ¿ o es mera intuición ?) que le lleva a mantener que algo huele mal en la publicación del libro del profesor de filosofía y anarquista Michael Paraire, tal vez sea cosa de rexona, o quizá sea que huele mejor Grasset que no una pequeña editorial libertaria.

N.B.: es precisamente la defensa de posturas insumisas, rebeldes y libertarias ( también el el campo de batalla filosófico), la que exige criticar a quien , en mi opinión ( y en la de bastantes otros), da una imagen falseada , en caída libre, de tales posturas, y otras.
-6 #4 Octavio Alberola 2014-04-03 17:53
Comenzaré por reconocer que Onfray no "me cautivó" ni al principio ni ahora, y que, en las tres ocasiones que he polemizado con él, supo argumentar lo que tú, apreciado Iñaki, llamas "simplificaciones"...
Como esa del "capitalismo libertario", concepto que inventa después de denunciar (con argumentos) el capitalismo de mercado.
Concepto que, bien analizado, viene a ser lo mismo que el comunismo libertario : planificación colectiva de las necesidades y capacidades para que cada uno pueda recibir lo que necesita y pueda aportar (iniciativa individual) según su capacidad.
¿Por qué llamar a eso "capitalismo libertario"? Obviamente, para provocar...
Y aqui le paro, porque me parece que, dado el conformismo que impera en los medios de información franceses, tú también apreciarías su irreverencia aunque no siempre esté a la altura del acontecimiento.
Así pues, leerle si uno siente tal interés; pero sin esperar milagros... Puesto que ya ni Dios los hace..
Y, por último, desearos a ti y al que firma Askatasuna que intentéis -para el bien de nosotros los lectores- dejar de lado la acidez en los comentarios, para que podamos aprovechar más vuestras argumentaciones -aunque no sean coincidentes en todo.
Aprovechemos esta tribuna, kaos, pafa confrontar ideas en estos momentos en que son tantos intereses que tratan de impedirla.
Fraternalmente a los dos
+8 #3 iñaki urdanibia 2014-04-03 15:30
Respuesta desganada a Askatasuna jauna, y que se me perdone el neologismo en euskara que vendría a significar la " pericia de mentir"

Del absurdo cualquier cosa se puede seguir, y se sigue. El inicio de su soflamilla se mueve desde el inicio por estos pagos de la reducción al absurdo: quien critica mal ( Urdanibia), si yo lo hago( Askatasuna) también…que podría traducirse como Onfray puede criticar lo que le salga del moño, con o sin argumentos; quienes le critican cometen grave pecado, yo (Askatasuna) critico a los críticos…me lo puedo permitir ya que tengo razón.
Con semejante comienzo usted se lanza, hasta el desbarre, creándose un enemigo a su medida para luego jugar al pim-pam-pum…si le divierte, qué le vamos a hacer. En mi artículo no hay que recuerde ninguna utilización de “argumentos ad hominem” con respecto a su adorado Onfray. Lo que usted dice de otro artículo de su domiciliación en París, habría que matizar ya que cuando aquello fue escrito era público y notorio que le normando había tomado tal decisión- contradiciendo sus proclamas a favor de mantenerse en la periferia-, en la actualidad vive en un pueblito normando que debe tener platós televisivos partout, ya que nuestro demoledor no deja de aparecer en todas las cadenas televisivas que en el Hexágono son, las que obviamente tienen su sede en…¡adivine!
Las amalgamas sobre cosumismo, capitalismo( se habrá olvidado del tema de la propiedad, de la que su maestro dijese que es el robo), etc. no me las he sacado de la manga sino de la lectura estupefacta, en las líneas finales, del flamante " Manifeste hédoniste"( amén de en otros lugares: revistas…); sé bien que nuestro pensador periférico es un hombre de costumbres frugales, y sanas, no hay más que ver sus críticas al uso de drogas por parte de algún sonado filósofo, compatriota suyo, o sus loas al Bulli…Si digo “consumismo “ es debido a que Onfray usa el argumento francamente increíble de que si no utilizamos la energía nuclear no podremos mantener nuestro ritmo de vida ( sic y glup!!!). De los transgénicos, lo dejamos ya que los honestos y neutrales científicos han dicho la verdad, y los que no comulgan con esas ruedas de molino son unos ignorantes moralistas trasnochados y se han de callar : Me callo, no sin antes mostrar mi estupefacción de que habiendo mostrado Onfray- en algún momento- su inequívoco apoyo, hasta electoral, al ecologista ( ¿ moralista?) José Bové…la aludida defensa suya está en contraposición absoluta con las mantenidas por el líder de los verdes .
En fin , no me haga usted reír que me parte el labio, al decir que a Onfray se la suda las críticas que sobre él se vierten…por favor, vea sus vehementes intervenciones en prensa y en televisión, amén de su comportamiento cerriles, sus vetos, francamente impresentable con sus críticos ( alegando su popularidad, sus ventas…para no debatir con un pobre hombre que ha osado hablar de su “impostura”) . Puede verse uno de tales ejemplos en youtube ( http://www.youtube.com/watch?v=bCba0T1cnm0 ). ¡ Acojonante!
Y no sigo ya que el asunto me aburre infinitamente sobre todo cuando se plantea en los términos en que usted lo hace.
Yo por mi parte sigo leyendo a Onfray para conocer realmente sus posturas, porque hace años me cautivó, he de reconocerlo, mientras que ahora por momentos viendo algunas críticas que contra él se vierten y sus andanadas poco argumentadas y definitivas, sus tejemanejes históricos …Y acabo y me callo, si quiere seguir, adelante …apaizak beti du azken hitza
. De todos modos, no le extrañe que después de tanto leer al normando, mantenga las posturas “tramposas” que según usted, Askatasuna jauna, mantengo…quizá es que se me haya contagiado el rompe y rasga y la amalgama como modo de discursear, pontificando. Aio, eta ondo jarraitu!
+9 #2 iñaki urdanibia 2014-04-03 15:25
Apreciado Octavio, no basta con ser "irreverente" sin más, hace falta serlo con argumentos y con rigor…pues usted sabe bien que las simplificaciones, en el fondo y en la forma también, son mentiras. Y tampoco es eso ¿no?
-8 #1 Octavio Alberola 2014-04-02 22:49
Ni incandescente ni bulldozzer, simplemente un pensador apresurado y contradictorio - como la mayoría - que no debe ser leído con apasionamiento en favor o en contra; pues, se esté o no de acuerdo con él, su irreverencia es saludable.

You have no rights to post comments