kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
14 Ene 2012

La Alcobendas de la Segunda Republica Destacado

Escrito por  Eduardo Andradas
Valora este artículo
(0 votos)
Cronología de una pequeña ciudad al borde de Madrid, donde la clase obrera lucho por su futuro y su libertad.

La derecha política de Alcobendas  continuamente  gusto del peloteo con el poder desde que Vicente Perdiguero,  dono siete  toros de lidia para celebrar la entrada en Madrid del Duque de Angulema el  1 de Junio de 1823 y instaurar el absolutismo de nuevo en el estado Español. Y regidores anti-liberales  como Vicente de Berganza (1826) o Idelfonso Badenas González (Finales del XIX) serán apéndices de los señoritos locales.

Posteriormente   cogieron  la costumbre de enviar a los  quintos  pobres  a las contiendas bélicas mini imperialistas del reino de España  y por eso  Ángel Aguado García, fue  herido de bala en la cadera izquierda el 30 de Septiembre en Zeluán 1909 en el conocido desastre del ejército español del Barranco del Lobo, en la guerra colonial del Rey Alfonso XIII  contra las cabilas Marroquíes. O ponía a sus distinguidas jóvenes de la localidad a recaudar  870,65 pts. Para el ejercito de África (O mejor dicho para sus mandos) en Octubre de 1921, tras el desastre y la matanza de Annual en el Rif, siendo alcalde León Pérez Bayo.

El miércoles 7 de Octubre de 1925, el periodista y escritor y posterior diputado por Acción Republicana (Después Izquierda Republicana) Luis Bello, escribía una crónica en el Diario El Sol, denunciando la Alcobendas del General Primo de Rivera y del alcalde de Unión Patriótica Sandalio Aguado Perdiguero (Que hoy posee calle en la localidad) y el estado  precario y ruinoso de la educación pública y sus instalaciones. A continuación por interés Histórico la reproducimos:


Una Escuela en Domingo

Vamos a recabar en cualquiera de esos lugares que tienen puesto cerco a Madrid y con su muda presencia están gritándoles desde sin cigüeñas  - Sin tradición- ; “Así fuiste tú” “Así volverá a ser cuando tu abandones”. Estas tierras este pardo sayal tendido a los pies del Guadarrama, da con muy poco esfuerzo trigo y avena.  Entregada a su propio genio, pronto la veremos florecer y nacerán espontaneas las amapolas y los pueblecitos como Fuencarral o  Alcobendas. Vamos a ir a Alcobendas en domingo aunque la escuela este vacía.
Alcobendas adelanta hacia Madrid, un camino bucólico, con su puente sobre una rampa siempre seca, su alameda que sin duda la ha absorbido la rambla y una fuente donde beben los bueyes.  La entrada del pueblo se abre en semicírculo estratégico y como domina la carretera, se ve que con cuatro fusiles se podría defenderla muy en una guerra con Fuencarral.  En cambio del otro lado San Sebastián de los Reyes tiene la posición dominante.  Pero Alcobendas es pueblo tranquilo. A los franceses que vinieron con Angulema, les interesaron las viñas y sobre todo el moscatel.  Allí estuvo en la misma plaza el cuartel general, quizás en este mismo zaguán donde ahora estamos en busca del maestro tenía su guardia el príncipe generalísimo y en lo que hoy es escuela quedo acordada la regencia del infantado con Don Francisco Tadeo Calomarde.  La historia a los madrileños se nos enreda a los pies en cuanto salimos de casa. ¿Pero dónde está ya el Duque de Angulema?  Una vez dentro de Alcobendas ¿Dónde está ya Madrid? Todo en este pueblo es suyo, típico y genuino.  En el pueblo aborigen y sin enlace, sin influjo aunque venda gasolina y perturben su siesta las bocinas de los automóviles. A 17 Kilómetros de la Puerta del Sol.  Y sin embargo impenetrable, inconmovible…
Hemos venido a ver la escuela. Atravesamos unos patizuelos y nos asomamos a la clase de las niñas, que tienen hoy cerradas las ventanas y duermen hoy su triste sueño de párvulo exangüe y enfermo.  La escuela se fatiga también, como sus muchachos y sus maestros.  Llegamos por sorpresa a  interrumpir su descanso dominical.  Es simpática la escuelilla de niña de Alcobendas. Salimos de puntillas.
Pero llega el maestro del pueblo que ahora es D. Emilio Casado, y, amablemente nos informa abriendo el aula. Es despejada, alta de techo y muy capaz para 30 o 35 alumnos. Unos bancos relativamente nuevos, son de fines del siglo pasado. Y otros donde aprendieron a escribir los niños que vieron al Duque de Angulema...Esta cuidada.  La limpiado cuanto puede limpiarse una escuela vieja.  Del mismo modo que se pasa y repasa el polvo a una americana usada.  Quizás el lustre sea peor que el polvo. Tiene el mismo aire triste,  cansino de la escuela de niñas y no despierta – esta es la rigurosa verdad-  sino ideas humildes y míseras, acomodadas al pobre ambiente que flota como un vaho, melancólico entre las cuatro paredes.  Amplia y despejada como digo para treinta o cuarenta niños. ¡Pero van 125!  Cifra que nunca se completa en la clase por fortuna para D. Emilio y para los muchachos. Estos primeros meses de Octubre a Diciembre faltan muchos. Luego en primavera cuando ya pueden ir a trabajar al campo se reduce el número.  Pero de Enero a Marzo son ciento veinticinco niños los que acuden a la escuela.
-    Y ¿Cómo se instalan? ¿Dónde?
-    ¿Dónde? Aquí. Los que pueden se sientan y los que no se quedan de pie. Ya tengo dicho más de una vez a los inspectores que esto no es una escuela es un encerradero. Como nos ahogamos necesito abrir las ventanas todas en par en par. Así estamos en invierno.

A la caída del alba en un rincón, cuatro tablitas que no levantan veinte centímetros, marcan el sitio de párvulos.  Están de pie de una ventana y al pie de una puerta. . Se criaran fuertes no hay duda. Si salen es que son de hierro.
Ya en pocas palabras trasladado el cuadro de la escuela de Alcobendas.  El pueblo es grande tiene más de 1300 habitantes. Los chicos van a clase y oyen las mismas cosas desde los cinco a los catorce años.  Porque al maestro le queda poco tiempo para  graduar la enseñanza.  ¡Nuestros años de encerradero!  Encerradero de ganado, es lo que quiere decir la terrible frase.  Si sus padres necesitan ayuda, el mismo por huir de la escuela se presta por un jornal o a cuidar de sus hermanos mientras su madre va a lavar y padre sale al campo.  ¡Antes coger cardillos que aguantar tres horas por la mañana y tres por la tarde amontonados entre un centenar de víctimas que se aburren como él y que guardan el momento de salir como una liberación!  El interés de la familia – el pobre y vil interés de cada día-  está en sacarlo de allí cuanto antes.  Pero si el niño se encontrara satisfecho y la insatisfacción fuera la que debe ser: Una gimnasia de todas las actitudes, él mismo se negaría a salir y cortar sus estudios.
Piensen por un momento los que relegan esta cuestión de las escuelas al plano más subalterno que el azar le hubiera hecho iniciarse a la vida en nuestra escuelita de Alcobendas.  Quizás el más inteligente sea el más rebelde contra los malos métodos y por no adaptarse y no aceptar  la tortura del encerradero, podía muy quedarse sin la enseñanza elemental.  Venderemos a ver a los 125 alumnos que rige como héroe el maestro Emilio Casado. Veremos las 130 niñas que regenta la maestra Ignacia López por un milagroso esfuerzo de buena voluntad.  Y acaso para entonces se hayan dado cuenta los vecinos de Alcobendas de que eso pasa ante sus ojos todos los días es peor que un abandono, es un crimen que se comete contra sus hijos.

Luis Bello

El 28 de Agosto de 1934 La Gaceta del Ministerio de la Gobernación de la Republica  da a conocer el acuerdo de edificación de una nueva escuela en Alcobendas

El desgaste de la dictadura del directorio militar del Capital General Miguel Primo de Rivera y la desaparición de figuras clave por fallecimiento de  derechistas de Alcobendas, como el Marques de Aldama, (Francisco de Ussía y Cubas), diputado, banquero y sirviente del monarca  Alfonso de Borbón  y del juez municipal  de la villa Tomas Rodríguez Puerta, (y patriarca político del ex alcalde  Manuel Serrano Frutos  y José Paramo) y persona respetada. Dejo a los monárquicos de la localidad, desorientados y sin personalidades representativas, que no estuvieran manchados por el apoyo a la  desprestigiada organización  de la Unión Patriótica.


El 14 de Abril al anochecer,  Alcobendas proclama la II Republica,  que empieza con la oposición de los miembros del antiguo régimen de Alfonso XIII. El viernes 26 de Junio de 1931, se impugna por parte de Izquierda Republicana y el PSOE la elección del juez de paz de la localidad, por coacciones y trampas provenientes de elementos del ya desaparecido partido Unión Patriótica sostén de la dictadura del General Primo de Rivera.  Jaime Méndez  candidato de la Conjunción  Republicano-Socialista interpuso reclamación ante la mesa electoral, hermano del candidato del Bloque derechista-Monárquico. Parece ser que junto a él, estaban tres personas ajenas al proceso electoral, dos de ellas realizando la labor de un censo de votantes y otro de asesor, que impedían el sufragio a aquellos ciudadanos que ellos consideraban próximos a la izquierda.

A finales de Junio de  1931, los obreros del campo de Alcobendas, comienzan una huelga General por la negativa de los patronos a un aumento de  jornal. En las recientes elecciones municipales en Alcobendas, las primeras de la II Republica el candidato de la conjunción Republicano-Socialista se impone al de Acción Nacional, proclamándose Enrique López Silva como alcalde de Alcobendas. El 1 de Julio el Gobernador Civil Emilio Palomo  Aguado (Miembro del Partido Republicano Radical Socialista) recibe a una comisión de Obreros de Alcobendas que le piden mediar en el conflicto y dictamina que el alcalde local intervenga para alcanzar un acuerdo, antes de que un inspector del ministerio de Trabajo lo imponga.

El 13 de Julio, trabajadores de Telefónica en Huelga  del sindicato  CNT cortan los cables de teléfono en el término municipal de Alcobendas a la altura de  la finca La Pesadilla.

27 de Mayo del 1934 el Diario  la Libertad informaba de una plaga de cosechas que padecían los campos de Alcobendas. Lo que agrava más el conflicto patronal-obrero, productividad-salario.  Después de la Revolución de Octubre y la huelga General activada para protestar por la entrada de ministros de la derechista CEDA en el gobierno, el sindicato de Oficio Varios de UGT de la localidad deja ese sindicato y se aproxima al católico del Frente Nacional del Trabajo.

En 1935 Alcobendas disponía de un equipo de futbol, El Español de Alcobendas, su alineación habitual era  Perdiguero I, Homóbono, Vázquez, Aguado, Lozano, Torres, Heras, Expósito, Barrera,  Chirri y Perdiguero II. Algunos de estos  jóvenes un año después serian enviados al Frente de batalla en protección de la II Republica.


Frente Popular

El 30 de Noviembre de 1935 por la noche, la Federación Provincial del PSOE organiza un mitin en Alcobendas en el que intervino Carlos Rubiera en nombre de la dirección socialista.  Acto que se repite  el martes 4 de Febrero en  la Casa del Pueblo de UGT, rebosante de obreros según el diario libertad, donde intervinieron Paquita Padín de Unión Republicana,  Alfonso Ayensa (Escritor y posteriormente exiliado en México) de Izquierda Republicana y Carlos Rubiera  (Fusilado por el franquismo en 1942 y elegido diputado por Madrid en esas elecciones generales) del PSOE, dando voz al  frente popular.  El periódico El Heraldo de Madrid, del lunes 17 de febrero  informa el “Mucho fervor republicano, las mujeres en primera línea en las colas para votar” y da el dato de la victoria por mayoría del Frente Popular en la localidad tras el recuento electoral.  El Domingo 23 de Febrero  paso por Alcobendas el líder de la Revolución de Octubre de 1934, González Peña y fue recibido en la localidad por parte de la población, reteniéndole el vehículo donde viajaba y agasajado, dirigiendo el dirigente Obrero  unas palabras a las masas  trabajadoras de agradecimiento.

El 25 de Junio de 1936 se depone la huelga general de los obreros agrícolas de Alcobendas, que llevaba días activada, después de alcanzar un acuerdo en materia de jornales.


El 22 de Julio, tras las jornadas del 18 y 19 en la capital consecuencia del golpe de estado monárquico-Fascista, la inquietud se apodera de Alcobendas, ante la noticia de la aproximación a la sierra de Madrid  de la columna facciosa enviada por el Coronel Emilio Mola y se preparan  parapetos para su defensa. Colocando  un reten para detener a todo vehículo sospechoso, Izquierda Republicana, los sindicatos CNT y UGT y los partidos Obreros PSOE y PCE organizan patrullas desde la localidad para vigilancia de diferentes tramos de la carretera de Francia. El viernes 24 de Julio el presidente de la Casa del pueblo del PSOE, se le debe amputar la pierna en Madrid, a consecuencias de herida de guerra, en el hospital de la calle de San Bernabé de la capital, antiguo local de la Fundación de la Orden Tercera, incautado por el ayuntamiento del Frente Popular Madrileño.  El 23 de Julio las fuerzas obreras locales  monta un control armado a la entrada de la localidad, el entusiasmo de los milicianos es recogido por un redactor del diario La Libertad un día después. El 27 de Julio de 1936 el Gobernador civil de Madrid Francisco Carreras (Izquierda Republicana), dicta el fin de la soberanía de las milicias populares y su sometimiento a la autoridad municipal del entonces alcalde Nemesio de Castro que sustituyo al socialista Enrique López Silva tras el golpe de estado del 18 de Julio contra la democracia. El Sábado 1 de Agosto el Diario ABC de Sevilla, notifica que el día anterior el General Emilio Mola, avanza hacia Alcobendas y está a punto de entrar en el siguiente pueblo de  Chamartín de la Rosa. El 12 de Enero  de 1937 anuncia  en primera página que él ejercito Nacionalista  está a punto de quebrar las defensas “Rojas” en la cuesta de las perdices de Madrid y estima que estos darán su última batalla en la ermita del Pardo y en Alcobendas, indudablemente una mentira de la propaganda Franco-Fascista.

En Febrero de 1937 la V Brigada Mixta del ejército Popular de la Republica, esta estacionada en Alcobendas, la cual parte al último tramo de la batalla del Jarama el día 4.
 
El 13 de Agosto  el Gobernador Civil Antonio Trigo Mairal (PSOE-UGT) se dirige al consistorio Frente Populista para que las colectividades campesinas no paren los domingos del mes de Agosto y recojan ese día el trigo también. En Marzo se había solicitado a los milicianos  que entregaran sus armas particulares obtenidas durante los últimos días de Julio de 1936 para su integración en el Ejército Popular de la Republica. El 6 de Julio de 1938, un grupo de corresponsales extranjeros en España guiados por el ex ferroviario y sindicalista de la UGT y gobernador civil de Madrid en esa fecha José Gómez Osorio, visitaron Alcobendas y sus 500 cabras de la estación pecuaria central de la Dirección General de Ganadería y el vivero de la diputación provincial y una vasta huerta de hortalizas. Fueron acompañados por el alcalde-delegado del Frente Popular local, Antonio Vázquez Sobreviela (Se le detuvo en 1939 por las autoridades Franco-Fascistas  y salió en 1944 de la cárcel).


El día 10 de Marzo de 1939 Alcobendas se queda sin puente, detonado por unidades del Ejército Popular de la Republica en huida, partidarias del Gobierno de Juan Negrín y en oposición a la Junta de Defensa Nacional del Coronel Casado. El dirigente anarcosindicalista Cipriano Mera lo describe en un episodio de sus memorias:

“El día II, a la una y media, recibí la comunicación de haber sido ocupado Fuencarral, que defendía una Brigada mixta comunista, la cual se retiró en dirección a El Pardo. Nuestra 83 Brigada, que se había traído precipitadamente de Levante, tenía que entrar en el centro de Madrid por El Retiro y las Ventas, pero se le dio orden de ir a la Plaza Manuel Becerra, donde ya teníamos un batallón de la 35 Brigada. Ante estos refuerzos, los adversarios de aquel sector emprendieron la huida. En cambio, en Fuencarral, los comunistas que habían sacado la noche anterior del frente a la 99 Brigada lograron apoderarse nuevamente del pueblo y hacer prisionero a uno de nuestros batallones. Las fuerzas al mando de Liberino González concentraron allí sus esfuerzos, consiguiendo recuperar Fuencarral tras previa preparación artillera. Los sublevados, completamente desmoralizados, huyeron unos hacia la Sierra, volando a su paso el puente de la carretera de Burgos (Alcobendas), y otros buscaron refugio en los nuevos ministerios, al final de la Castellana. Hacia ahí convergieron nuestras fuerzas. Defendiéronse los sublevados con ametralladoras desde todos los huecos de los edificios, pero el tiro directo de nuestra artillería les obligó a rendirse. Al finalizar la operación, quedaron en nuestro poder cerca de veinte mil prisioneros, varios tanques, tanquetas, piezas de artillería y antitanques. El resto de la jornada se empleó en acabar los focos de resistencia”.

El martes 28 de Marzo de 1939, Julián Baena de Castro, Juan Manuel Muñoz del Campo y Antonio Baena Aguado, entran armados en el consistorio donde en ese momento estaba reunido el Alcalde Víctor Muñoz Galán y algunos de sus concejales, que hacen resistencia a entregar la soberanía popular a la Quinta columna de Falange Española, al mediodía las autoridades del Frente Popular abandonan el Ayuntamiento y Felipe Sánchez López, es designado alcalde provisional de Alcobendas, hasta que una columna del Ejercito Franquista entra en la localidad al día siguiente y nombra a Julián Baena de Castro. Ese día la II Republica deja de existir.

Epilogo
El 19 de Mayo la escuadrilla Nazi de la Legión Cóndor, participa en el desfile de la victoria organizado para gloria del dictador Francisco Franco y vuela por Alcobendas para internarse en Cuatro Caminos para entra al paseo de la Castellana.

 

 

Nota
Emilio Casado García, Maestro nacional,  próximo al partido derechista Acción  Popular.  Afiliado a UGT y su federación de enseñanza durante la Guerra, su hijo Teófilo Casado, fue fundador de la CNT (Confederación Nacional del Trabajo) en Septiembre de 1936 en la localidad, según él lo hizo para amparar  a su padre y a personas de derechas que estaban siendo acosadas por los “rojos”.  (Información sacada de la historia de Emilio Casado redactada por el AMPA del Colegio Emilio Casado de Alcobendas). Asimismo a  la  maestra de niñas María del Carmen de la Sierra Cabezas se le abrió proceso de depuración.

Para más información el articulo de Eduardo Andradas – Alcobendas 75 años antes- publicado en Kaos en la Red, La Haine y OtroMadrid.org y que trata de los hechos y sucesos de la localidad en el periodo de Agosto de 1936 hasta el 29 de Marzo de 1939.

 


Eduardo Andradas
Investigador Histórico de la Guerra Civil española en la comarca Norte de Madrid y Poeta.

 

Fuentes: Periódicos La Vanguardia, La Libertad, Diario El Sol, El Imparcial, ABC  y archivos del ministerio de Cultura y del Ayuntamiento de Alcobendas y el testimonio oral del pionero de la JSU de la localidad Baldomero Rodríguez.

 

Blog del Autor

Modificado por última vez en Sábado, 14 Enero 2012 18:33

You have no rights to post comments