kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
17 Jul 2013

Madrid 18 de Julio de 1936

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)
Las últimas 24 horas del Madrid de preguerra.

Comienza el domingo de este 18 de Julio, en donde el sol abre de luz las ventanas y tapa de calor las puertas. Suda Madrid a lo lejos y se prepara para un mediodía de tortillas y botas  de vino en la casa de campo. La radio estropea comidas y meriendas  y coloca  mis pies en el bastidor de un Hispano-Suiza T60 RL y que pone  el motor en marcha. Dejo en la tierra cana y   hambrienta de agua  a Nemesio de Castro el alcalde de Izquierda Republicana, organizando unos parapetos en la carretera de Francia con los de la UGT del  que destaca  la figura de Alfonso García Mínguez, lleva dos granadas Lafitte a la cintura y un Astra 400 en la mano. Cruzo miradas con el derechista de la CEDA, Ángel Baena Gómez  por la Calle Libertad, padece miedo en los ojos y me esquiva, áfrica queda remota pero  se olisquea una tragedia de sangre. En Alcobendas manda el Frente Popular en armas.

En la calle de la Unión, detengo el automóvil y tras  el adobe y la cal, salen dos coletas rizadas al rojo y una blusa blanca al aire. Sin intervenir palabra, me ata un pañuelo rojo al cuello y me introduce un beso en la boca, que se alberga sediento en mis labios. Se despiden las miradas y dos te quieros juntos.

Pasamos campos delgados de cosecha, viñas confiadas de sus uvas futuras y arroyos agotados de verano. En Cuatro Caminos, nos paran en un reten compuesto  de un carro atravesado  y un par de sillas en la calzada. Tres hombres empuñados de Mauser1893 y una chica suelta de miliciana, con una pistola “Ruby” del 7.65 mm. Nos dan el alto, un viva la republica y un ¡salud! Fuerte. Enseño mi carnet del Partido Comunista, el piquete es del PSOE, parecen Largo Caballeristas, salidos de  una película de Sergei Eisenstein.  Nos registran, están recelosos, ven señoritos insurrectos  y  Lumpen-JoseAntonianos  en todas partes.

En la Glorieta del Catorce de Abril, fuerzas obreras Socialistas han instalado una ametralladora Hotchkiss1907-09 a las puertas de un banco, como protegiéndose de él, otras hacen circulo por la parada de tranvía que va a la Puerta del Sol y otra en las escaleras del Metro. Se cachea al que no tiene estilo asalariado y a quien viste de misa de las doce. Pasamos por Plaza España, varios blindados “Bilbao” de la Guardia de Asalto montan vigilancia en torno al cuartel de la Montaña   y dos baterías de artillería están preparadas para dar bala de cañón sobre él. Quietud de preguerra.

Subimos hacia la Calle Limón, en otra época lugar de trabajo de aquel santo laico, llamado D. Pablo Iglesias Posse. En una esquina cercana al cuartel de Conde Duque aguarda Joaquín Andradas Galindez, siempre nos manifiesta que es más del Lenin Español que del PSOE, odia a Indalecio Prieto y sus socialistas de tertulia cafetera.  15.00h en Madrid suenan los “pacos”, por la Puerta del Sol, por la Iglesia de San Andrés y por la Plaza la Cebada estallan los fusiles, se enquista la pólvora en las paredes,  se pelea levemente por ahora  a las orillas del Manzanares.

El parque automovilístico Madrileño esta colectivizado por sindicatos y partidos, cada vehículo luce sus siglas, que corren hacia ningún destino, dejando llanta en el asfalto de la Calle de Alcalá o del paseo de la Castellana, buscando batalla y encontrando cafés y terrazas llenas de proletarios con ganas de verbena. El fascismo sutilmente dispara desde las azoteas y de vez cuando alcanza alguna victima desorientada de revuelo golpista.

En la puerta del Sol, se concentran obreros guerreros, gritos levantiscos y  los andenes de los tranvías son tomados por el pueblo en armas, jóvenes de Unión Republicana transitan tanteando un frente de lucha por ahora invisible, alzan revólveres Bergmann modelo 1903 y Winchester calibre 44 como en un Far west. Cae el sol en el centro del cielo, se pierde por las vegas del Jarama. Por la arteria de   Alcalá a la altura de la calle Víctor Hugo, enfrente de la avenida de Peñalver, desde un café tranquilo, descargan munición los fascistas rápidamente, sin objetivo claro. En la noche no se duerme, se ametralla, desde el cuartel de Conde Duque y desde el cuartel de la Montaña, los dos focos en el órgano principal de la capital del estado, de la trama militar-falangista. Pasamos por las avenidas capitalinas y muchachos de la JSU deambulan con garrotes y navajas, no todos prenden material bélico moderno. Son estampas que remontan al 2 de Mayo de 1808 como si esperaran mamelucos que abatir a puñaladas y no legionarios y carros de combate.

La guardia civil se mezcla con los sindicalistas en huelga revolucionaria, una masa indisciplinada se presta a partir hacia los cuarteles contrarios al gobierno a hacerlos rendir. Son las dos de la mañana, del 19 de Julio y Madrid comienza a sufrir sabotajes y terrorismo de extrema derecha. Un coche con matrícula de Sevilla, con cuatro ocupantes vestidos de mujer, peregrina por los barrios acribillando milicianos y milicianas de la CNT o transeúntes trasnochadores. Un obsoleto Renault FT17 de la Gran Guerra, se está posicionando con destino el emplazamiento militar de Carabanchel, todo está preparado para que el amanecer suba en forma de drama al horizonte.

Son las 5.00h de la mañana y el auto se paraliza en la casa del pueblo de Chamartín de las Rosas, sonidos pequeños  de obús y paqueos   se escuchan en un silencio de luna acabada. Delante mía, Alcobendas, el amor y Raquel,  tras de mi cuatro generales y unos obispos absolutistas,  un choque histórico, la tiranía y la libertad. Ir o regresar, ¿pero quien podría amar en una dictadura carca? Retorno a un  Madrid ya en refriega, va por ti amor, va por los dos, va por el mundo libre y trabajador. Es Julio, es 1936 venceremos.

Eduardo Andradas

Poeta e investigador histórico.

Fuentes: Hemeroteca de los Diarios El Sol,  y La Libertad, archivo municipal de Alcobendas.

Nota: Todos los hechos relatados son recogidos por la prensa Madrileña el 21 de Julio de 1936, los detalles expuestos son verídicos. Exceptuando mi intromisión como protagonista de unos hechos que no viví.

Blog del Autor

Modificado por última vez en Jueves, 18 Julio 2013 01:10

Comments  

0 #11 Artxibaldo 2013-07-19 15:56
Por cierto, Escéptico, ¿tú eres anarquista o de Convergencia y Unión, o quizá de Esquerra? Por que ya sabemos que en el 36 los de la CNT catalana votaron en masa a los burguesitos de Companys. No me extrañaría que ahora, y viendo tus notas no parece que me desvíe mucho, apoyéis al señor Mas o a los pequeño-burgueses de la estelada. Cosas del anarquismo catalán.
0 #10 Artxibaldo 2013-07-19 15:52
A veces, yo diría que casi siempre, la literatura no puede enseñar nada de historia. Casi todas la deforma. El texto, a pesar de estar muy bien escrito, peca de dar una imagen un tanto deformada, bien que romántica y atrayente, del 18 de julio en Madrid. En realidad, fue bastante más tranquilo. En cualquier caso, tres precisiones: las armas no se repartieron a las organizaciones político-sindicales hasta el día 19 (bien es cierto que un número limitado de ellas empezaron a circular el mismo 18). Segundo: en el cuartel de la Montaña no todos los militares estaban al favor del golpe. De hecho, dentro del cuartel se vivieron enfrentamientos entre los sublevados y los gubernamentales. Tercero: el golpe se para en Madrid no por la labor de los milicianos sino por las acciones del Ejército fiel a la República. Los milicianos fueron meros "comparsas" o acompañantes. Dieron ánimos, fueron valerosos, metieron mucho ruido y formaron patrullas armadas, pero poco más.
Por último, y referente a las notas de Escéptico, recordar que siempre habrá un anarquista dispuesto a mentir sobre las únicas revoluciones obreras verdaderamente triunfantes en el mundo: las comunistas. Será por envidia o por furia a causa de que ellos, los anarquistas, nunca han hecho nada a derechas y son como el perro del hortelano.
Salud.
0 #9 Obrero 2013-07-18 14:55
Articulo precioso
+2 #8 Oratge 2013-07-18 14:05
Buen artículo,

Ya que lo menciona el último comentario, recomiendo los libros de Eduardo de Guzmán sobre Madrid: Madrid Rojo y Negro, La muerte de la esperanza y Nosotros los asesinos. Los tres sobre la guerra civil y la postguerra en Madrid (del punto de vista libertario y cenetista sobre la guerra - aunque de "buen rollo" hacia el resto de republicanos, incluidos comunistas).
+1 #7 alucino 2013-07-18 13:37
Gran artículo,pero olvida a la CNT y las FAI
Un sentido homenaje y agradecimiento a las milicias populares, que lucharon por la libertad frente al golpe de los fascistas.
Y un sentido recuerdo a las milicias confederales que demostraron que el sueño del comunismo libertario podía ser vivido.
Arriba los que lucha!!
-3 #6 Escéptico 2013-07-18 12:59
Para seguir "el eco de los pasos" (ah, Garcia Gliver, Abad de Santillán ¿cómo no sois lecturas obligatorias en el bachillerato?) de ese camaleónico y oportunista "comunismo" cañí -el mismo que pacta con los PPerros en la Junta de Extremadura y con la P$OE en la de Andalucía, sin empacho y por la jeta- basta con seguir la trayectoria de uno de sus ruines paradigmas, Santiago Carrillo, el cual un día se acostó republicano y al siguiente monárquico, aunque nunca fuese ni lo uno ni lo otro, sino simplemente un barato submarino fascioestalinista más...

http://kaosenlared.net/component/k2/item/54609-santiago-carrillo-un-campo-de-batalla.html

O también ilustrarnos con un par de documentales:

http://www.youtube.com/watch?v=NMI9rySCHGo

http://www.youtube.com/watch?v=mqA5m7IsKFs
-3 #5 Escéptico 2013-07-18 12:58
Así podemos explicarnos hoy las vergonzantes purgas del traidor y miserable "comunismo" cañí de 1937, sin importarles estar en plena contienda ni que se ampliase el número de civiles muertos. Necesitaban convencer al megalomaníaco führer "pichafloja" que ellos estaban apagando el ímpetu de victoria revolucionario, la esencial alta moral en el frente. Dosificaban la derrota. Por ello se entiende, ante la total estupefacción de los brigadistas internacionales, que se licenciase a tan combativos héroes ¡cuando se estaba perdiendo la guerra! Hoy el discursito-pomada de "la pasionaria" a aquellos voluntarios de todo el mundo no expresa sino un hipócrita sarcasmo dramatizado por la propaganda de los del "vivarrusia", en la época de los gulags y conocido ya el "holomodor" ucraniano.
+5 #4 josé juan hdez 2013-07-18 12:57
La segunda república fue víctima del mayor acto terrorista del siglo XX en España: Eso fue la sublevación de los militares fascistas. He escrito en mi blog una reflexión que se llama: "La 18 de julio: la banda terrorista más criminal de la historia de España". Quizás les interese.



http://josejuanhdezlemes.blogspot.com.es/2013/07/la-18-de-julio-la-banda-terrorista-mas.html
-2 #3 Escéptico 2013-07-18 12:53
Al expeditivo y formado en Africa carnicero de El Ferrol le costó trabajo entender porqué no debía arremeter con todo el peso de sus tropas sobre Madrid, disponiendo de total supremacía aérea y de un ejército curtido en campaña en el Rif, cuya mitad de su columna vertebral era marroquí (astuta y falsamente les embauco con la promesa de la independencia al finalizar la contienda, mientras que los castizos gobernantes centralistas madrileños jugaban a considerar el Protectorado "sur de españa". Muchos conservan todavía de recuerdo su vieja documentación.

Algunos miembros de CNT de gran visión estratégica se entrevistarían con independentistas magrebíes en Barcelona, pero les fue imposible convencer después al ejecutivo republicano de Madrid, dode por desgracia no eran mayoría. Tal vez si hubiese tenido éxito su misión el golpe de estado molista, como tantos otros antes, hubiese fracasado antes de empezar y el Dragon Rapide al único sitio que habría conducido a aquel ridículo general con voz de pito, hubiera sido a la punta de una espingarda bereber).
-5 #2 Escéptico 2013-07-18 12:52
Mientras tanto el "comunismo" cañí, insignificante numéricamente, se disponía a servir de venenosa sierpe cancerígena en la Revolución, al 'diktat' de Iosif Stalin, el cual estrechaba poco a poco, al estilo político ruso, los lazos de hermandad con la monstruosa Alemania nazi que culminarían en 1939 en el Pacto Ribbentrop-Molotov. Gracias a los viejos archivos soviéticos descatalogados y a testimonios personales de protagonistas de aquellos ignominiosos hechos, hoy sabemos que la II República española formaba parte del paquete de intercambio de Stalin, donde a cambio de asegurarle la retaguardia a la criminal expansión nazi por occidente, el totalitarismo soviético garantizaba a su vez su expansión -por fortuna fallida- en Finlandia y unos territorios orientales en Polonia.

De ahí el chantaje al legítimo gobierno de Madrid, a pesar de limpiar las reservas de oro del Banco de España, a cambio de entregar el armamento acordado para poder defenderse del apoyo imperialista germano-italiano a los genocidas golpistas. Se estaban asegurando de tener las piezas sobre el tablero el mayor tiempo posible para los criminales chalaneos de Berlín y Moscú (Siria en otro escenario vive algo parecido en el contexto de la postguerra fría) Comenzaría el atroz sufrimiento del asedio de Madrid, explotado por la cínica propaganda "comunista" cañí del tristemente célebre "no pasarán".

You have no rights to post comments