kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
29 Sep 2013

El hilo azul, de Franco a Juan Carlos I

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)
El sábado 28 acudí a la manifestación que se convocó en Madrid en contra de la monarquía, “Jaque al Rey”. Los manifestantes corearon muy a menudo la consigna “Juan Carlos I de Franco es heredero”.

Esto es una verdad histórica y para documentarla publico hoy en Kaos un apartado del libro colectivo que coordiné “Barbarie Fascista y Revolución social” (Sariñena Editorial. Salvador Trallero editor. 2011). El apartado está incluido en la primera parte del libro, La barbarie, de mi autoría. El texto lo saco tal cual se editó.

 

 

Madrid, 29, septiembre de 2013

 

De Franco a Juan Carlos I

 

 

 

De la subordinación de la monarquía a Franco nos informa meridianamente una anécdota política, el 7 de febrero de 1968 la viuda de Alfonso XIII, la reina Victoria Eugenia, llega a Madrid para participar en el bautismo de su biznieto Felipe, el hijo varón de Juan Carlos. En la ceremonia del bautizo, con la trilogía de los descendientes de Alfonso XIII presentes (Don Juan, Juan Carlos y Felipe), Victoria Eugenia le dijo a Franco: “Bueno, Franco, tiene a los tres ante usted. Decida”1. La sumisión de los Borbones al Caudillo con el objeto de recuperar la corona era un hecho. Tanto era así que Franco elegirá el heredero a la jefatura de su propio Estado, a su propia persona, marcando él todos los tiempos. En el verano de 1969 el propio Franco le comunica a Juan Carlos que lo va a nombrar su sucesor. Efectivamente, el 22 de julio el Caudillo y sus Cortes designan a Juan Carlos como sucesor de Franco. En palabras de ABC: “S.A.R. Don Juan Carlos de Borbón fue ayer proclamado Príncipe de España y Sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del Estado”2. La razón de este hecho lo explica el mismo Franco que, en su discurso a las Cortes, dice que ha optado por este sucesor porque el “Príncipe Don Juan Carlos de Borbón y Borbón (…) ha dado muestras de lealtad a los principios e instituciones del Régimen”3. A continuación de Franco, el presidente de las Cortes afirma que “la designación de sucesor comporta su previa aceptación y (…) disponer lo concerniente a la fórmula y demás circunstancias del juramento que habrá de presentar ante las Cortes”. Informa que “la fórmula del juramento será la siguiente: “En nombre de Dios y sobre los Santos Evangelios, ¿juráis lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino?”4. Al día siguiente, el 23, Juan Carlos jura fidelidad a Franco y a los Principios del Movimiento, primero en un acto íntimo en la Zarzuela y después en las Cortes5. Después de jurar, el ya Príncipe de España empezó así su discurso ante las Cortes: “Mi General, señores ministros, señores procuradores: Plenamente consciente de la responsabilidad que asumo, acabo de jurar como sucesor, a título de Rey, lealtad a su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino. Quiero expresar, en primer lugar, que recibo de su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo Franco la legitimidad política surgida de Julio de 1936”6. Con este discurso tan explícitamente pro franquista, tanto que hacía partir su legitimidad para asumir la Corona del golpe de estado de julio de 1936, no es nada de extrañar que “catorce veces fue interrumpido el discurso de Su Alteza Real por los procuradores, que le aplaudieron con entusiasmo y puestos en pie”7, como informó el periódico monárquico y católico ABC. La continuidad del régimen ya estaba legitimada por la monarquía. El triunfo político de Franco era total, no sólo no había restaurado la monarquía después del golpe de estado sino que la había subordinado haciéndola su heredera. El colofón de este proceder se dará el 22 de noviembre de 1975, dos días después de la muerte de Franco, cuando Juan Carlos vuelve a jurar fidelidad a las Leyes Fundamentales y a los Principios del Movimiento:

 

-“¿Juráis por Dios y sobre los Santos Evangelios cumplir y hacer cumplir las Leyes Fundamentales del Reino y guardar lealtad a los Principios que informan el Movimiento Nacional?”

 

-“Juro por Dios y sobre los Santos Evangelios cumplir y hacer cumplir las Leyes Fundamentales del Reino y guardar lealtad a los Principios que informan el Movimiento Nacional”.

 

Acto seguido es proclamado “Rey de España” con el nombre de Juan Carlos I. En su discurso a las Cortes elevará un canto fúnebre al Caudillo al afirmar que “una figura excepcional entra en la Historia. El nombre de Francisco Franco será ya un jalón del acontecer español y un hito (…). España nunca podrá olvidar a quien como soldado y estadista ha consagrado toda la existencia a su servicio”8. Unos años después, cuando la mayoría de la oposición al régimen franquista legitime a la monarquía, se incluirá en la nueva constitución española de 1978 el antidemocrático artículo “56. 3. La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”9. Así, al cabo de los años el Caudillo y el Rey volvían a hermanar sus destinos políticos ya que sólo son responsables ante Dios y ante la Historia.

 

1 Paul Preston. Franco, caudillo de España, p.911

 

 

2 ABC. Madrid, 23, julio, 1969, página 17. www.abc.es. Hemeroteca.

 

 

3 ABC. Madrid, 23, julio, 1969, página 19. www.abc.es. Hemeroteca.

 

 

4 ABC. Madrid, 23, julio, 1969, página, 21. www.abc.es. Hemeroteca.

 

 

5 ABC. Madrid, 24, julio, 1969. www.abc.es. Hemeroteca; Actos emitidos por TVE

 

 

6 ABC. Madrid, 24, julio, 1969, página 19. www.abc.es. Hemeroteca

 

 

7 ABC. Madrid, 24, julio, 1969, página 17. www.abc.es. Hemeroteca

 

 

8 ABC. Madrid, 23, noviembre, 1975, página 8. www.abc.es. Hemeroteca; Acto emitido por TVE. Para ver el juramento en internet póngase en google: “El juramento de Juan Carlos I como rey de España-RTVE.es”

 

 

9 Cortes Generales 1979. Constitución española y reglamento provisional del senado, p.30. Nótese la semejanza con el artículo 48 de la Constitución de 1876, que estuvo en vigencia hasta la constitución republicana de 1931: “La persona del Rey es sagrada e inviolable”.

 

 

Modificado por última vez en Domingo, 29 Septiembre 2013 18:21

Comments  

+3 #1 Antid Oto 2013-09-29 22:28
El hilo azul existe indudablemente pero no está sólo, es un tejido con hilos de muchos colores. Juan Carlos no sería Rey o no lo sería en las mismas condiciones, no tendríamos la actual Constitución y el actual entramado institucional, Autonomías incluidas, si ese hilo azul no se hubiera enhebrado con el hilo rosa de los socialistas que proclamaban aceptar una democracia sin la legalización de los partidos a su izquierda, Felipe González ponía el ejemplo de Alemania, ni con el hilo marrón que no rojo de los antiguos estalinistas reconvertidos en eurocomunistas del PCE cuyo servicio de orden agredía a los portadores de banderas republicanas, rompiendo brazos y piernas, y que mantuvieron un gabinete de crisis conjunto con el Ministerio del Interior dirigido por Martín Villa para informar de los incidentes y denunciar a los inconformistas con el pacto, con el compromiso histórico, de ambos bandos.
No contar la historia por entero, contar sólo una parte, no atribuir la responsabilidad a quien le corresponde, es una forma de mentir, de falsificar y manipular la historia, con el objetivo de engañar una vez más al pueblo, a los trabajadores y explotados, y en especial a la juventud. Y hoy, como ayer y como mañana, nosotros los que luchamos contra el capitalismo y sus organismos estatales repetimos: NOSOTROS NO OLVIDAMOS

You have no rights to post comments