kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
09 Nov 2013

“Inconformistas es un concepto más amplio y engloba también a los indignados del 15-M”

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)
Entrevista a dos periodistas, Ana Basanta y Silvia Torralba, que han lanzado un nuevo libro “Inconformistas” haciendo una radiografía de las realidades sociales que envuelven las calles de Barcelona más allá de su imagen comercial de ciudad turística.

Ana Basanta y Silvia Torralba son dos periodistas catalanas que han salido a las calles de Barcelona a visibilizar lo invisible, a recoger las experiencias, observaciones, y opiniones de diferentes actores sociales que no dejan pasar ni un momento de sus vidas en pensar, y muchos de ellos actuar, sobre los problemas sociales y políticos existen y se han acrecentado los últimos años con la fuerte crisis económica. Problemas que más allá de sus vidas personales afectan a nivel colectivo, a una sociedad donde cada vez más personas padecen la epidemia creciente de la desigualdad social. La lucha contra el brote de esta epidemia en búsqueda de una vacuna social eficiente ha llevado un proceso paralelo de intervenciones locales y globales, nuevos pensamientos, uniones de colectivos, y un sin fin de acciones que finalmente ha hecho surgir un nuevo actor con principios curativos y constructivos, los llamados Inconformistas. Conozcámoslos un poco más según palabras de Basanta y Torralba, las mismas que acaban de editar su libro “Inconformistes”

-¿Cual es el la tesis principal del libro?

A.BASANTA: Existen numerosas personas y entidades implicadas en los problemas de su entorno que, con tenacidad, llevan a cabo proyectos que están funcionando. Hemos querido poner en valor a estos inconformistas, los hemos hecho un poco más visibles, y hemos elegido Barcelona porque, como periodistas, conocemos la ciudad y el hervidero de propuestas sociales que se están llevando a cabo.

S.TORRALBA: Todas estas personas implicadas han decidido afrontar problemáticas, que les afectan o no directamente, pero que en todos los casos significan una vulneración de derechos humanos. El libro pretende hacer una pequeña radiografía de esta situación en una ciudad como Barcelona pero sin poner el acento en el catastrofismo, sino en el gran trabajo y esfuerzo de muchas personas.

-¿Podrías definir cómo habéis llegado a esa tesis? ¿Qué entrevistas se han realizado? ¿Por qué a esas personas? ¿Qué se les ha preguntado?

A.BASANTA: Hace dos años nos animamos a escribir un libro sobre diferentes temas sociales. Cada una aportó sus ideas y, cuando maduramos un poco más el borrador,  salieron los cinco capítulos de “Inconformistes”: movimientos vecinales, consumo, vivienda, salud y cultura de paz. Contactamos con las personas y poco a poco fuimos entrevistándolas. Desde el principio, todas estuvieron de acuerdo en formar parte del libro, y les preguntamos sobre su experiencia y sus reivindicaciones.

S.TORRALBA: La idea era entrevistar a personas de ámbitos diferentes, algunas de ellas más conocidas públicamente y otras cuya labor pasa más desapercibida pero es igualmente importante. La mayoría explican sus proyectos, sus éxitos, esfuerzos y fracasos; pero también hay otros protagonistas más teóricos y que ayudan a contextualizar las acciones y reivindicaciones.

-¿Alguna anécdota importante de la investigación periodística que os haya llamado la atención?

A.BASANTA: Ha habido momentos cotidianos entrañables. En algunos casos, por razones de tiempo puesto que las dos trabajamos mañana y tarde, entrevistamos a los protagonistas una vez; en otros, tuvimos oportunidad de conocerles un poquito más, yendo a sus asambleas o a una fiesta de cumpleaños, por ejemplo. Todos tienen una historia interesante que explicar o conocen temas en profundidad y ha sido todo un aprendizaje.

-Después de la investigación y la obra que habéis elaborado, ¿qué os ha cambiado en vuestra conciencia sobre cómo es en realidad Barcelona?

A.BASANTA: Antes de escribir el libro, ya sabíamos que había problemas de vivienda y ya conocíamos a muchos movimientos sociales, pero profundizar más te cambia la mirada, te hace más observadora, y te engancha en esas ganas de aportar el granito de arena.

S. TORRALBA: Más que cambiar nuestras conciencias, creo que nos ha ratificado que hay una realidad y una gente que se mueve en la ciudad. Barcelona es algo más que una ciudad turística y su valor está en las personas. Por otro lado, aunque conocíamos muchas de las problemáticas que recogemos en el libro, hemos descubierto otras menos conocidas. Un ejemplo es la situación de las personas sordociegas, aisladas de la sociedad y con poquísimo apoyo de la administración; o la de las personas sin hogar o que viven en pobreza, una realidad que todos conocemos pero que ignoramos y que no tiene voz, ni siquiera en movimientos como el 15-M.

-¿Por qué llamáis al actor social principal de la obra Inconformistas? ¿Es diferente a los Indignados del Movimiento 15-M?

A.BASANTA: Es un concepto más amplio porque engloba a herederos del 15-M, pero también a movimientos anteriores.

S: TORRALBA: El concepto inconformista es más amplio y engloba también a los indignados del 15-M. Desde mi punto de vista, el 15-M sirvió para visibilizar la labor que muchas personas y grupos ya venían realizando desde hacía años y para que muchas otras personas se sumaran a la acción, a la de estos grupos que ya existían o a las asambleas de barrios, creadas a raíz del 15-M.

- Una cuestión sociológica es que el concepto del Inconformista parece que deja en segundo plano en las luchas sociales al histórico concepto de trabajadores y trabajadoras, muchos de ellos actualmente sin empleo. ¿Ya no hay lucha de clases como decía Marx o las clases han cambiado?

A.BASANTA: El contexto es diferente. Nunca como ahora ha habido tantos desahucios, incluso se han pronunciado los tribunales europeos, y los recortes en sanidad y educación son fuertes. Las entidades que hemos conocido también nos han hablado de finanzas éticas, de cooperativas de consumo… Hablamos desde Radio Nikosia, formada por “locos” que huyen de llamarse “enfermos mentales”, hasta de Pallapupas, payasos que humanizan la estancia de niños en el hospital y de ancianos en centros para personas mayores. Pusimos más el foco en cuestiones más sociales que laborales, sin olvidar que hay más paro y salarios más bajos. Eso podría dar lugar a otro libro, desde otra perspectiva.

S. TORRALBA: El contexto ha cambiado porque, para empezar, ahora el mundo está interconectado y globalizado. El concepto de trabajadores/as continúa existiendo pero a él se le suman otros, como puede ser el de consumidores o clase media. Las diferencias económicas entre la población continúan existiendo, y la brecha se agrandará con la crisis económica.

- ¿El Inconformista es un actor que lucha contra el sistema en si, el capitalismo, o solamente suavizar y mejorar sus deficiencias?   

A.BASANTA: Pueden darse todos los casos, en función del grado de implicación y de las posibilidades de cada uno. Luchas contra el capitalismo si compras productos de proximidad y de temporada en un establecimiento donde no hay malas prácticas laborales. Mejoras las deficiencias cuando pides un instituto en tu barrio por el elevado número de adolescentes. Participas en las ansias de justicia cuando firmas la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para la dación en pago que lidera la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Si diriges una asociación para favorecer la situación de personas sordociegas, haces una labor imprescindible. Si lideras movilizaciones contra la guerra, si asistes a una manifestación, si te interesas por qué puedes hacer tú sobre un tema que te preocupa, etc, estás participando. Es tan tópico como cierto que muchas pequeñas acciones logran cambios positivos.

S. TORRALBA: Los inconformistas que hemos retratado en nuestro libro no tienen una vocación asistencialista ni de poner parches a algo que no funciona. Todas sus acciones tienen un punto de partida, que es la vulneración de derechos fundamentales, y con sus actos todos denuncian esta situación.

- ¿Qué propuestas o acciones políticas y sociales presenta el Inconformista?

S.TORRALBA: El abanico es amplio y todas esas propuestas, ya sean de carácter más económico o político, parten de la base que buscan el bien común. En el ámbito de la salud, por ejemplo, la Asociación Catalana Pro Personas Sordociegas propone desde hace años que se reconozca la sordoceguera como una discapacidad única y no doble, porque sólo a partir ese reconocimiento se abordará de manera efectiva la problemática de muchas familias. En el Poblenou, todas las escuelas públicas se han unido a la asociación de vecinos y a la asamblea social del barrio para reclamar un instituto público. En muchos barrios de Barcelona se han puesto en marcha cooperativas y grupos de consumo que proponen un comercio de proximidad, con precios justos para los productores y que cuide el medio ambiente. También han surgido huertos comunitarios en los que los vecinos se organizan, y bancos éticos. Otro ejemplo es la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y sus propuestas como la dación en pago y, sobre todo, la promoción del alquiler social.

- En Cataluña parece haber un auge del conflicto no solamente económico, sino también nacionalista. ¿Eso también entra en las demandas de los Inconformistas?

A.BASANTA: La mirada está focalizada en proyectos sociales. Entre los inconformistas que hemos conocido, los habrá más o menos nacionalistas, porque algunos militan o han militado en partidos políticos, pero no hemos preguntado sobre ese tema y sería equivocado generalizar.

-¿El libro tiene alguna función política para que el lector conozca mejor la realidad social que existe en un momento de crisis económica e incentivar su participación o solamente es para pasar tiempo de ocio mediante la lectura?

A.BASANTA: El libro es nuestra aportación para poner en valor el trabajo de personas a menudo anónimas que, a pesar de los fracasos, no cesan en su empeño de presentar alternativas y hacer escuchar su voz. Sí persigue un objetivo. Primero creas interés, después el lector quiere saber más y ahí empieza la implicación. Puede que ya sea un experto en un tema, pero en “Inconformistes. Cròniques socials de la Barcelona de la crisi” no hablamos de un único colectivo, sino de propuestas que suman, es como una radiografía de la Barcelona social actual.

S: TORRALBA: Nuestro objetivo ha sido mostrar detalles de algunas realidades sociales que pasan desapercibidas y dar a conocer el trabajo que muchas personas ya están haciendo, para que quien quiera colaborar sepa que puede hacerlo. Al final de cada capítulo, además, hemos recogido otras direcciones de entidades y colectivos, para abrir el abanico de posibilidades.

- Finalmente, ¿Tras vuestra investigación dónde pensáis que irá el destino de Cataluña y el estado español? Naciones y estados que no paran de emigrar gente joven. ¿Algún cambio de sistema político y social se dará?

A.BASANTA: La crisis no ha podido con nuestros protagonistas, y es que para muchos de ellos no es la primera, sino que ya han vivido otras. Carezco de datos para asegurar qué cambios se darán, pero continuará habiendo una masa social que se organiza, que no se conforma, que busca mejoras y que tendrá éxitos. 

S. TORRALBA: A corto plazo no parece que vaya a darse un cambio de sistema político y social pero a medio y largo plazo, nadie lo sabe. Lo que está claro es que, a lo largo de toda la historia, las personas se han organizado para mejorar sus vidas y luchar por lo que creen y eso seguirá existiendo. Vivimos un momento en el que existen numerosas iniciativas colectivas, el reto ahora es que se conecten entre ellas, promuevan sinergias y sean más efectivas.

Modificado por última vez en Sábado, 23 Noviembre 2013 23:06

You have no rights to post comments