kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
14 Abr 2014

"Fue a mi hermano al que mataron, pero tenían odio a todos" Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
Se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Agustín Rueda, asesinado el 14 de marzo de 1978 en la cárcel de Carabanchel tras sufrir un salvaje interrogante al descubrirse un túnel en el interior de la prisión. Le recordamos a través de su hermana María Rueda.

I. Nistal | Periódico CNT

Fotografía: Laura Fernández

Pregunta.— El origen humilde de vuestra familia, la Colonia de Sallent, el exilio en Francia... ¿son circunstancias decisivas para configurar su personalidad y el compromiso libertario? 

Respuesta.— Si, claro. Todo lo que vivió en la colonia, la escuela, las condiciones de los mineros… En la escuela empieza a hacer redacciones totalmente diferentes a la de los otros chavales, como hablar de las injusticias que sufría la gente en general y lo que veía en su entorno. Y cuando salió de la primera detención en “la Modelo” fue cuando adquirió la ideología libertaria.

P.— Cuéntanos cómo era Agustín

R.— Agustín era un chico normal como cualquier otro, le gustaba el deporte, salir y estar con los amigos. Agustín era muy leal, íntegro y amigo de sus amigos. Era un chico que tenía las ideas muy claras, leía todo lo que le caía en las manos, con muchas ganas de aprender.

P.— ¿Qué recuerdas de su activismo anarquista ligado a la CNT?

R.— Su activismo con la CNT lo tiene en Francia y des de allí pasa material por la frontera para hacerlo llegar a Barcelona como papeles y libros clandestinos y creo que piezas de una multicopista. En ese aspecto era reservado y a la familia no nos decía prácticamente nada.

P.— ¿Cuándo y por qué entra en la cárcel?

R.— Agustín entro por primera vez en la cárcel Modelo a los diecinueve años por la lucha de los vecinos de la colonia para conseguir un túnel para comunicar el barrio, partido por la mitad por la carretera y causante de varias muertes por atropello. La segunda y última vez que entra en prisión es en el año 77 al ser detenido en el Coll de Banyuls, situado en la frontera con Francia, junto a otro compañero transportando explosivos, siendo engañados por un personaje que los llevó hasta la ratonera que tenía preparada la Guardia Civil.

P.— ¿Cómo se desarrolló su activismo dentro de la prisión?

R.— Si bien en la primera entrada a la cárcel descubrió que sus ideas se llamaban anarquismo, que había gente que pensaba como él y que nos decía que ojalá pudiera estar más tiempo compartiendo celda con compañeros para aprender sobre la idea, es en la entrada en la cárcel de Girona donde contacta con miembros de COPEL y se une a su lucha en Carabanchel.

P.— ¿Cómo te enteras de su asesinato? ¿Por qué Agustín?

R.— Me entero por la televisión el día 14 de marzo, el día después. El telediario decía que fue una reyerta entre reclusos por un colchón. Me puse en camino el mismo día por la noche y antes de llegar a Madrid llamamos a la abogada y ya nos dice que lo han matado los carceleros.

Fue a mi hermano al que mataron pero tenían odio a muchos por no decir a todos y le toco a él en esa ocasión, pero en otros días antes o después cayeron y siguen cayendo.

P.— Implicados en su muerte el subdirector, varios funcionarios, el médico y hasta el cura de la prisión, el suceso conmociona a la opinión pública. ¿Cómo transcurrió el juicio y qué sentencias se ejecutaron? ¿Hubo mucha tensión en la calle por aquellas fechas?

R.— El juicio se hizo diez años después. Fue una vergüenza y una farsa, el presidente del tribunal era del TOP (Tribunal de Orden Público). A nosotros nos registraron de arriba abajo y en la sala entraba un personaje de Fuerza Nueva presumiendo de pistola. El juicio duró casi dos meses  con un sentimiento de impotencia.

Las sentencias iban desde los doce años para el director, subdirector y funcionarios  a los cinco años para los médicos por muerte por negligencia, no cumpliendo ni un año de prisión después de la sentencia. Antes del juicio estaban preventivos pero como si estuvieran en su casa.

Cuando hubo más protestas y la gente salió a la calle fue cuando lo mataron. Para el juicio pasados diez años lo que había era apoyo de organizaciones y colectivos como CNT, Mujeres Libres, organizaciones de derechos humanos. Ya no había una movilización masiva.

P.— Las muertes en prisión, la corrupción y la impunidad continúan a día de hoy... ¿Qué comparativa harías de aquel momento con el de ahora? 

R.— Para mi manera de ver, todo sigue igual. El poder actúa como siempre ha actuado por lo tanto es necesario continuar con la lucha y nunca olvidar a mi hermano y tantos otros que dejaron su vida por la libertad.

http://cnt.es/noticias/fue-mi-hermano-al-que-mataron-pero-ten%C3%ADan-odio-todos    Periódico CNT nº 410 - Abril 2014
Modificado por última vez en Lunes, 14 Abril 2014 10:01

You have no rights to post comments