kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
03 Jun 2014

La Monarquía del miedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)
Algo gordo ha tenido que pasar para que su Majestad haya tenido que dimitir. Mucho habrán tenido que insistir sus reales consejeros, y muy mal le han tenido que ponerle las cosas para que ese señor cuyo único mérito conocido es llamarse Borbón, haya optado por abdicación.

Se le acusa de haber sido puesto por Franco, también se le podría acusar de haberse asentado en el trono gracias al ejército de Franco, aquel que ocupó su país a sangre y fuego y que pasó la Transición a cambio de dos condiciones sobre la cual no hubo discusión, ni tan siquiera de aquellas con cinco tenedores.

La primera fue la unidad forzada de España, la segunda fue que era el continuador de Franco el jefe supremo de las fuerzas armadas, en esto, la Cortes no tenían nada que decir. Se reconocía la “soberanía popular” con la condición de que estuviese por debajo del rey y, por lo mismo, del ejército. Una ejército que, a su vez, tenía la impunidad garantizada, como la tenían el resto de los aparatos represivos de una dictadura adyecta.

Esto lo expresó muy bien el que en otro tiempo había sido Octavio Paz cuando dijo aquello de: Al final, la guerra civil la ha ganado la monarquía. Esto hay que entenderlo en los términos expresados por  uno de los arquitectos de la Transición, Torcuato Fernández Miranda y que se puede interpretar de la siguiente manera, no podían evitar las conquistas democráticas ganadas tan duramente desde abajo, pero a lo que podían renunciar era a la Victoria, militar, por supuesto.

De esta manera, los franquistas de ayer supieron darle la vuelta a su derrota. Entraban con la nuestra –las libertades- porque no tenían más remedio, pero llegar a una democracia a su medida. Lo del consenso formó parte de  nueva historia oficial en la que todos podían lavarse la cara, incluso los que habían renunciado a la República, a las libertades nacionales, a la depuración de los cuerpos represivos, a la democracia participativa en empresas, barrios y centros de enseñanza.

Pero aún y así, la calle siguió en buena parte desobediente, incluso el PSOE llegaba a emplear la terminología marxista –socialdemócrata enérgica, a la manera del “Espíritu del 45”-, por lo que se hizo necesario un “golpe de timón2 (Tarradellas, el único republicano homologado), o sea el montaje del golpe de estado fracaso más exitoso que recuerdan los anales.

El miedo al ejército “salvador” todavía era brutal, de hecho, todavía no se ha ido del todo, aún no ha llegado el momento en el que en este país (de países) se pueda criticar a las fuerzas armadas o a la policía como, por citar un ejemplo, vemos de alguna manera en el cine norteamericano, o sea nada de nada. El ejé4rcito sigue siendo “tabú”.

El monarca se va porque si no lo hiciera podía ser peor. Desde luego, no será juzgado por ningún tribunal, que bien podía serlo. Sí la justicia fuese igual para todos –como aseguraba Roca i Junyet, quintaesencia del político corrupto-, el descargo de acusaciones sería demoledor: connivencia con la dictadura, maniobras en las cloacas del Estado, corrupción familiar, pero sobre todo, tendría que rendir cuenta del como y el porqué se ha labrado una inmensa fortuna.

Ahora el espectáculo sigue, los políticos y los tertulianos del régimen siguen hablando de derecha, izquierda, crisis, regeneración, democracia, palabra, palabra, palabras.

El problema que tienen es que ya no hay miedo, es que la gente ya no les cree, es que el pueblo no es el mismo de aquel pan y fútbol. Hasta las televisiones se están poniendo al rojo vivo.

Hoy la noticia es la abdicación, mañana la noticia el pueblo en la calle.

Modificado por última vez en Martes, 03 Junio 2014 14:08

You have no rights to post comments