kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
28 Dic 2014

Cuba 2014: repunte inaplazable para el 2015 Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
El momento actual deviene una suerte de “el ahora o nunca” de nuestro Socialismo. Acabó el tiempo de “para mañana queda”

Un análisis del comportamiento de la Mayor de las Antillas durante el primer semestre de este año, lo brindé en Cuba en el 2014: alerta/accionar para el pueblo. Allí hice constar que tenía un optimismo moderado a partir de la entrada en vigor de la nueva Ley de la Inversión Extranjera, de la emergente y prometedora Zona de Desarrollo del Mariel, del perfeccionamiento de las estructuras y funciones de los organismos de la Administración Central del Estado y otras entidades nacionales, y de las demás acciones positivas relacionadas con nuestro desempeño y el vínculo económico con otros países. Pero asimismo destaqué que considero que existen insatisfacciones injustificables. Ahora complemento aquel título, sucintamente.

Ante todo, a esta altura debo destacar un avance manifestado en las medidas para mejorar la atención a los ancianos en Cuba divulgadas en este mes. De aquí, aplaudo la estrategia de reanimación de las Casas de Abuelos y los Hogares de Ancianos, y en particular la generalización a escala nacional de las primeras que sean destinadas a los adultos mayores con deterioro cognitivo y demencia, pues ya son alrededor de 130 000 las personas que padecen de Alzheimer y esa cifra irá en aumento —según expertos en el asunto.

Asimismo, reconozco la necesidad de que esas instituciones tengan un replanteo del pago por sus servicios, exclusivamente en el contexto según el cual “los adultos ma­yores que necesiten acudir a estas instituciones y se demuestre en la investigación socioeconómica realizada por los trabajadores so­cia­les la carencia de ingresos o que reciben pensiones mínimas de la Seguridad Social, y no cuenten con familiares en condiciones de prestarles ayuda, el pago total o parcial del servicio lo asumirá la Asistencia Social”, [a tono con lo que precisa la Resolución 46 del Mi­nis­terio de Trabajo y Seguridad Social; al tiempo que es un gesto positivo que la Asistencial Social en­tregue] “60 pesos mensuales a los abuelos sin ingresos que se encuentran en los Hogares de Ancianos, para sus gastos de bolsillo” —cuantía susceptible a incrementarse, como también lo requieren las pensiones en general.

Igualmente, me provoca alegría el aumento de manera gradual de los salarios de aquellos trabajadores que laboran en las actividades con resultados más eficientes y reportan beneficios de particular impacto económico y social —es el caso, por ejemplo, de las personas que laboran en el sector de la Salud y, especialmente, en misiones en el exterior—, en el marco de la justa aspiración a devengar mayores mensualidades. De ese modo lo reconoció elPresidente Raúl Castro al clausurar la última sesión de nuestro Parlamento, quien aprovechó la oportunidad para saludar la realización en La Habana de la V Cumbre Caricom-Cuba y la XIII Cumbre del ALBA, el regreso de Los Cinco a la Patria agradecida y la emergente distensión con Washington —a ello me referí en Cuba-EEUU: extraordinario avance; enorme desafío.

Sin embargo, si bien en la Mayor de las Antillas continuamos exhibiendo condiciones en la Educación y la Salud Pública, en la Cultura y el Deporte, en la Seguridad social y tranquilidad ciudadana que son aspectos que constituyen metas a alcanzar por la generalidad de naciones, no es menos cierto que estamos distantes de lograr la plena satisfacción de las carestías que vive en su día a día el denominado “ciudadano/a de a pie”. Es un tema en el que están presentes el Bloqueo que sigue latente y el Bloqueo interno (chapucerías, insuficiencias, deficiencias, burocratismo, corrupción), pues impactan en la economía del país.

Vamos a concluir el 2014 con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 1,3 por ciento, inferior al 2,2 previsto —ojo: casi un dígito menos. La industria azucarera y manufacturera se encuentran entre las actividades que más inciden en ese incumplimiento, sin despreciar la influencia del “insuficiente desempeño en el primer semestre, durante el cual se afrontaron limitaciones financieras de envergadura a causa del incumplimiento de ingresos externos, condiciones climatológicas adversas e insuficiencias internas en la gestión económica [aunque] en la segunda mitad del año se logró revertir modestamente esa tendencia y se alcanzó un resultado superior” —subrayó el propio Raúl en la sesión mencionada.

No obstante, considero que no debemos pasar por alto la realidad que el año pasado acoté como cuenta pendiente:a pesar que la economía cubana prosiguió su avance, no se alcanzaron las metas previstas, pues el PIB creció un 2,7 por ciento, inferior al 3,6 planificado —ojo: casi un dígito menos— y tampoco se lograron el crecimiento esperado en el turismo internacional y algunas producciones nacionales que sustituyen costosas importaciones.

En este contexto, con el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba certifico que “La economía es la principal asignatura pendiente y tenemos el deber de encarrilarla definitivamente hacia el desarrollo sostenible e irreversible del socialismo en Cuba”. Y para hallar coordenadas que ayuden a salir del trance, recomiendo meditar/actuar en correspondencia con las percepciones de Economistas competentes y del patio que brindaron sus consideraciones apenas meses atrás en ¿Qué está pasando en la economía cubana? —más allá que no se coincida con cada una de sus ideas.

Entretanto, me pregunto: ¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando Dividendos que no satisfacen como es el caso de la producción de coches ferroviarios en la Empresa Industrial Ferro­viaria José Valdés Reyes que este año entregará finalmente solo 11 productos con destino a la transportación de pasajeros a distancias cortas, de los 24 comprometidos a concluir este año, a causa de las debilidades esenciales que resultaron de la inestabilidad en el proceso productivo, falta de preparación de la fuerza de trabajo para asimilar una tecnología nueva y desmotivación en los trabajadores, todo ocasionado por problemas organizativos, de disciplina y exigencia? —por solo citar este ejemplo.

Pienso, entonces, que todavía falta aplicar más todo el peso de la legislación a las personas responsables de incumplimiento que laceran la vida de cubanas y cubanos; que tiene que ser moderado nuestro entusiasmo por las nuevas relaciones que se vislumbran a ambos lados del Estrecho de la Florida; que el momento actual deviene una suerte de “el ahora o nunca” de nuestro Socialismo porque se acabó el tiempo de “para mañana queda”. Pienso, en resumen, que Liborio (persona común en el territorio nacional) requiere y exige más y mejores resultados; al tiempo que todos/as en Cuba, con nuestros propios esfuerzos, hemos de ver el 2014 como base de un repunte inaplazable para el 2015. ¡Amén!

You have no rights to post comments