kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
14 Dic 2014

Pablo Iglesias, Gladiator Destacado

Escrito por  Manel Barriere Figueroa
Valora este artículo
(5 votos)
Puede ocurrir que los poderes económicos se den cuenta de que la única forma de salir del atolladero es con algunas reformas redistributivas que contenten a la gente, eso sí, controladas. Entonces se reunirán con Pablo Iglesias a hablar de verdad, sin insultos, sin demagogia, sin prepotencia.

Desde hace unos meses asistimos atónitos a una explosión de optimismo. Un fenómeno político que está sacudiendo los cimientos del régimen del 78. Quienes llevamos tiempo movilizándonos y participando de unas protestas que han alcanzado dimensiones históricas en los últimos años, pestañeamos y nos frotamos los ojos. ¿Cómo ha sido posible el auge meteórico de Podemos?

Dos únicas reflexiones.

El otro día escuché a Gregorio Morán hablar de la miseria intelectual de este país. Los intelectuales quieren ser funcionarios y se han vendido al poder, venía a decir. En España, quien ejerce el papel que deberían ejercer los intelectuales son los “tertulianos”, cuya categoría ni siquiera los 4 fantásticos profesores al frente de Podemos son capaces de definir. ¿Son una casta? ¿Un género? ¿Una tipología? ¿Una especie en sí misma?

Lo que sí han entendido muy bien es que para influir en la gente había que ocupar ese espacio. Pablo Iglesias supo ejercer el papel que se requería y, sin ánimo de ofender, basta con ver un par de las entrevistas que Iglesias realiza en su nuevo programa de La Tuerka para darse cuenta de que es mucho mejor tertuliano que entrevistador (¿por qué no deja de tocarse la perilla durante toda la maldita entrevista?).

Como tal, el líder de Podemos se crece en el cuerpo a cuerpo. De ahí su éxito en el gran combate celebrado el viernes por la noche en el canal 24horas. Se enfrentó, cual gladiador al que todo el mundo espera ver morir, a seis supuestos expertos economistas, politólogos y periodistas, incluido el presentador, muy alejado de la neutralidad esperada en un periodista, por muy incisivo que pueda ser.

Se evidenció una vez más que no hay, por ahora, ninguna instancia que sea capaz de articular un discurso serio, coherente y creíble que desmonte, o ni siquiera cuestione, el discurso de Podemos. Y más cuando las nuevas propuestas económicas elaboradas por Vicenç Navarro y Juan Torres suponen un giro hacia el realismo político, que quita aire a quienes lanzan mensajes catastrofistas ante el peligro de ruptura, que sí representaban las medidas esgrimidas en aquel ya lejano manifiesto Mover Ficha.

La arena del 24horas quedó sembrada de cadáveres, ante la sonrisa triunfante de un Pablo Iglesias sin duda fortalecido.

Los adversarios de Podemos se estrellan una y otra vez cuando intentan desenmascarar a Pablo Iglesias como un comunista pro etarra y defensor de la independencia de Catalunya. Dan pena cuando utilizan la demagogia más ruin intentando señalar la “corrupción” de Iñigo Errejón o los supuestos pagos en B de la productora de La Tuerka, y naufragan estrepitosamente cuando intentan demostrar con números que las propuestas económicas del documento de Navarro y Torres son irrealizables.

Un discurso, este último, que demuestra su absoluta ceguera política, la imposibilidad de pensar, como dijo en otra ocasión Errejón, fuera de un marco establecido que el 15M dinamitó. De hecho, se produce una inversión perversa. Podemos es ahora quien defiende un proyecto reformista que permita un capitalismo bondadoso en el que, gracias a las recetas socialdemócratas de toda la vida, la gente pueda disfrutar de una prosperidad compartida entre los de arriba y los de abajo. Quienes atacan este proyecto le están diciendo a la gente que eso no es posible, que a lo único que se puede aspirar, lo único que el capitalismo puede ofrecer es la pérdida de derechos sociales, sanidad y educación, la imposibilidad de tener una vivienda digna, el exilio, el paro o un trabajo precario, la sumisión a los poderes exteriores y una pérdida irrecuperable de la soberanía y los derechos democráticos. Yo personalmente, estoy de acuerdo con ellos, y me parece un discurso mucho más subversivo y rupturista. Del capitalismo no podemos esperar más que miseria.

Su propuesta, al fin, es seguir como hasta ahora, o peor. Para el tema que nos ocupa, no se lo podían poner más fácil a Iglesias. Por ese motivo necesitan el insulto, la demagogia, la falsedad y la actitud prepotente, porque en este momento la gente quiere una alternativa a lo que hay, y sólo Podemos ofrece una. En apariencia, el heroico gladiador se enfrenta a una caterva de guerreros feroces en una superioridad numérica aplastante. Pronto descubre que sus espadas son de goma espuma.

Es sin duda un momento histórico que invita al optimismo. Tal vez este sea nuestra principal debilidad. El camino será arduo y difícil. Las dificultades aún no han empezado. Lo será especialmente para quienes sí queremos una ruptura. Durante la transición, mucha gente se fue a dormir franquista y se despertó demócrata. Eso también puede ocurrir ahora. O puede ocurrir, como ha ocurrido otras veces, que los poderes económicos se den cuenta de que la única forma de salir del atolladero es con algunas reformas redistributivas que contenten a la gente, eso sí, controladas, para que no desborden ciertos límites. Entonces se reunirán con Pablo Iglesias a hablar de verdad, sin insultos, sin demagogia, sin prepotencia. Pero eso no ocurrirá en un plató de televisión.

Manel Barriere Figueroa () es militante de En lucha / En lluita

http://enlucha.org/articulos/pablo-iglesias-gladiator/#.VI3EpiffNDE

You have no rights to post comments